Brutales atentados en París

Anoche unos siete ataques en lugares públicos produjeron más de 150 muertos y decenas de heridos. Hollande declaró el “estado de emergencia” y cerró las fronteras. La izquierda revolucionaria francesa condenó la masacre y denunció la política del gobierno.

Tras los ataques el presidente François Hollande declaró el “estado de emergencia” en todo el país, cerrando las fronteras. Y se puso en pie el Plan Rojo Alfa, concebido para casos de ataques múltiples en el territorio francés.

Al cierre de esta edición ninguna organización o grupo se había adjudicado la autoría de los atentados. Varios medios internacionales difundieron la versión de que habría sido el Estado Islámico (ISIS), pero sin ninguna evidencia o prueba que permita confirmarlo.

Tiroteos

Atacantes con fusiles Kaláshnikov produjeron al menos cuatro tiroteos en los distritos 10 y 11 de París. El más importante fue en la sala Le Bataclan. Otro se produjo en torno al restaurante Petit Cambodge, donde testigos dijeron que hombres armados con fusiles de asalto Kalashnikov dispararon contra las personas a través de las ventanas. Y también hubo reportes de tiroteos en la calle Charonne en el distrito 11 y en el centro comercial Les Halles en el centro de la ciudad.

A su vez, alrededor de las 10 de la noche se registraron tres explosiones en las proximidades del Estadio de Francia, donde se jugaba un partido amistoso entre la selección local y Alemania. Según la versión difundida por la policía, tres personas resultaron muertas en esas explosiones, y se especulaba con supuestos ataques suicidas. En una de las plateas del estadio estaba el presidente François Hollande, quien fue evacuado en helicóptero a pocos minutos de los estallidos. De inmediato se trasladó al Ministerio del Interior, donde se montó un comité de crisis en el sótano.

Le Bataclan

El ataque más grave de los producidos anoche fue en la emblemática sala Le Bataclan, uno de los centros culturales más populares de París, donde brindaba un concierto la banda californiana Eagles of Death Metal. Según las versiones reproducidas por los medios internacionales, un grupo de atacantes mantuvo durante algunas horas como rehenes a más de un centenar de personas.

Pasada la medianoche las fuerzas especiales francesas ingresaron en Le Bataclan. Minutos después informaban el “fin de la operación”. Según las versiones oficiales, al menos 112 personas resultaron muertas, entre ellas dos de quienes habían producido la toma de rehenes.

Vale mencionar que antes de decidir el ingreso a Le Bataclan, el gobierno francés ordenó a los medios nacionales e internacionales que se abstengan de difundir imágenes de las inmediaciones de la sala. Incluso se había informado que algunos rehenes había logrado retirarse por las escaleras de los costados del teatro. Tras la operación, los canales de noticias tibiamente comenzaron a mostrar a los bomberos sacando cadáveres del interior.

Estado de emergencia

En el transcurso de la noche los medios internacionales comenzaron a difundir las declaraciones de los líderes mundiales. Desde Barack Obama hasta Angela Merkel, pasando por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu y todos los referentes de la Eurozona expresaron conmoción por lo acontecido en París y se solidarizaron con el presidente François Hollande. Varios de ellos, incluso, ofrecieron ayuda militar.

A la medianoche Hollande decretó el “estado de emergencia” en toda Francia y el cierre de las fronteras -lo que no se producía desde la Guerra de Argelia-. A su vez de sipuso la movilización de las fuerzas militares en el interior del país, enviando unos 1.500 soldados extra a los operativos.

El mensaje lo dio por televisión. Afirmó que el “estado de emergencia” conllevará numerosas detenciones por todo el país y el cierre de fronteras “para evitar que entren nuevos terroristas o que huyan los que puedan encontrarse en el interior”. También se restringirá la libre circulación en el país. “Es un horror, hemos movilizado a todas las fuerzas, sabemos de dónde vienen y quiénes son”, dijo Hollande.

Horas después, Hollande agregó que el combate contra quienes perpetraron los brutales ataques “será sin piedad”, ya que Francia se enfrenta a una gran “prueba de unidad y sangre fría”. En ese sentido, la Fiscalía de la República dijo que cinco de los atacantes ya han sido “neutralizados”.

Condena a la masacre y denuncia a Hollande

La izquierda revolucionaria francesa anoche mismo emitió una declaración titulada “Masacre en París, Hollande decreta el estado de excepción”. Allí condena “firmemente estos brutales atentados” y se solidariza con las víctimas y sus familiares.

Pero al mismo tiempo denuncia al gobierno francés, ya que como toda respuesta a los atentados se dispone a desplegar “una hoja de ruta reaccionaria, la que Hollande desarrolla para reforzar las prerrogativas del poder ejecutivo sobre el conjunto del Estado y relanzar un giro bonapartista”.

La Corriente Comunista Revolucionaria (integrante del Nuevo Partido Anticapitalista de Francia), declara que “sólo oponiéndonos fuertemente a este giro ’securitario’, reaccionario, racista y bonapartista, es que será posible resistir a toda forma de terrorismo, empezando por el más institucional, rechazando el racismo y la islamofobia, que se incrementarán, y rechazando toda amalgama contra los refugiados que son acusados por algunos medios de comunicación por el terrorismo en Europa. Esto implica que las organizaciones de nuestra clase, del movimiento obrero y de la juventud, rechacen integralmente, esta vez sí, el mismo chantaje que vimos luego de los atentados a Chalie-Hebdo”.

Y finaliza diciendo que “ésta es la condición para pensar una posible resistencia, rechazando cualquier bloque con el gobierno y sus aliados, que son los que siembran las guerras, la miseria, el desempleo, la xenofobia y la explotación”.

La Izquierda Diario

About La Izquierda Diario

La Izquierda Diario | @izquierdadiario :: Sitio Web