Trabajadores de Movistar vuelven al trabajo para una ‘nueva fase’ de su lucha

Este viernes, los técnicos de Movistar han decidido en asamblea reincorporarse a sus puestos de trabajo a partir del lunes 22, tras 74 días de huelga indefinida. Aunque anunciaron que la lucha continuará y que la suspensión de la huelga es temporal.

En una rueda de prensa realizada el pasado viernes en la FAVB (Federación Asociación de Vecinos de Barcelona), los trabajadores anunciaron en su “Comunicado del comité de la huelga indefinida del personal técnico de Telefónica-Movistar: cambio de ciclo” que “la huelga debe tomarse un respiro, recomponer sus filas, articularse en torno al movimiento auto organizativo que se ha conseguido crear, para volver a ser nuevamente el instrumento adecuado para hacer frente a la nueva situación”. Y también concluyeron que volverán a la lucha en el próximo otoño 2015 en el caso de que las pretensiones de los trabajadores no se vean cumplidas en unos términos aceptables.

A su vez reivindicaron una huelga llevada a cabo durante más de dos meses, con el obstáculo de las direcciones de CCOO y UGT, “A pesar de la irrupción de los sindicatos oficialistas en la huelga que siempre actuaron sin tener en cuenta los verdaderos intereses de los huelguistas ni las pésimas condiciones de trabajo del sector, la huelga ha tenido una duración insólita y ha sabido superar con éxito numerosas dificultades. Se han ido superando etapas y ahora esta en un momento que, para poder continuar la lucha con garantías, se debe cambiar la fase de la misma”, dijeron Aitzol Ruiz de Azúa y Javi Marcos, miembros del comité de huelga.

Los trabajadores que protagonizaron la huelga junto a otros sindicatos —CGT, AST, En Construcció, Cobas— critican a la mesa de negociación que integran CCOO y UGT con Telefónica y las empresas contratistas, al considerar que “tiene la misión de desarrollar un acuerdo demasiado vacuo de contenido y en principio concebido para frenar el alcance de la huelga y limitar sus reivindicaciones”. Ante ello, proponen que “debe ser fiscalizada de forma permanente mediante la movilización, si queremos que mínimamente surjan de ella acuerdos que supongan una mejora real de las condiciones laborales y salariales del sector”.

Las reivindicaciones conseguidas se concretan en la amortiguación parcial de la caída del baremo, es decir, el índice que califica las tareas a realizar y que en los últimos tiempos venía descendiendo obligando al trabajador a efectuar mas horas para conseguir el mismo rendimiento. También han conseguido eliminar las penalizaciones y el escalón de subcontratación. Para los huelguistas, estos logros son fruto de la huelga y la movilización. Y aunque las direcciones de CCOO y UGT quieran apropiarse de los avances conseguidos, los trabajadores afirman que no fue por “la habilidad negociadora de ningún sindicato”.

Los trabajadores también denunciaron el comportamiento de Telefónica y la interpretación que ha hecho del acuerdo alcanzado para el desalojo voluntario de la sede del Mobile World Centre, anunciando que renunciaría a tomar acciones legales contra los huelguistas encerrados, para pasar a decir después que se reserva el derecho de pedir daños y perjuicios contra un miembro del Comité de huelga. Esto se expresa en la causa de Aitzol¬, que aún sigue como único imputado por la ocupación del MWC y que los trabajadores anunciaron seguir defendiendo.

Por último, las trabajadoras y trabajadores han anunciado una “nueva fase de la lucha”, que reproducimos de su comunicado:

1.-Vuelta generalizada y ordenada al trabajo a partir del lunes 22 de junio. Volvemos para garantizar la continuidad de la lucha, para reorganizarnos, fortalecer las cajas de resistencia y dar una oportunidad al compromiso verbal de que en dos o tres meses iban a concretarse importantes mejoras de nuestras condiciones de trabajo.
2.-Anunciamos la vuelta a la huelga, si no se producen mejoras significativas, en otoño de este año 2015.
3.-La huelga indefinida mantendrá su vigencia legal para dar cobertura a las negociaciones en marcha en Bizkaia i Gipuzkoa, así como en algunas empresas del resto del territorio, donde hay entabladas negociaciones de algunos flecos laborales y económicos pendientes de resolver, como es el caso de Cotronic en Barcelona.
4.-Una vez resueltos estos flecos, consideraríamos la posibilidad de suspender efectivamente la huelga por un periodo mínimo de tres meses, hasta valorar la evolución de los acuerdos.

El comunicado acaba haciendo mención también al ’Compromiso de las escaleras’, subscrito por la totalidad de las fuerzas políticas de izquierda dando respaldo a la lucha, es una herramienta que ha de ayudar a forzar un cambio en las condiciones laborales del sector. Para ello, los trabajadores consideran que es indispensable que se abra un debate público y se incluyan en la agenda política las luchas obreras encaminadas a terminar con la precariedad laboral que golpea a la clase trabajadora.

Los huelguistas habían exigido a Barcelona en Comú que no apoyara la renovación del contrato del Mobile Word Centre, hasta que las negociaciones con Telefónica se resuelvan a favor de sus reivindicaciones. Sin embargo, Ada Colau apoyó al alcalde Xavier Trias en dicha firma por considerar que es un bien para la ciudad y, aún siendo un convenio redactado por CiU, que el MWC “es compatible con el compromiso de mejorar las cláusulas de contratación”; cuestión bastante criticada por un sector de huelguistas.

Para finalizar la rueda de prensa los huelguistas agradecieron las enormes muestras de solidaridad y apoyo recibida por parte de las organizaciones, colectivos, medios de comunicación alternativos, ateneos, asociaciones de vecinos, sindicatos: “nos da miedo dejarnos a alguien, pero es que ha sido tan y tan grande lo vivido… Gracias de todo corazón, nos tenéis para lo mismo que os tenemos a vosotras y vosotros, para luchar por la dignidad y la justicia en este mundo”.

Joe Molina

About Joe Molina

Joe Molina, trabajador despedido de Panrico | @joemolina57 :: Barcelona