Conversaciones con trabajadores y activistas sociales en Grecia

Conversamos con Dimitris, Thanasis y Mirto, trabajadores y activistas sociales de Grecia. Los dos primeros son integrantes del Sindicato de trabajadores del libro de la región de Atenas, y Mirto es profesora desempleada. Acercamos a nuestros lectores sus reflexiones sobre la situación, después de la capitulación de Tsipras.

Nos encontramos con ellos en dos ocasiones diferentes, pero las charlas están marcadas por un estado de ánimo frecuente en varios sectores de la vanguardia de izquierda, ya sea que tuvieran antes más o menos ilusiones en Syriza: bronca, incertidumbre, y muchas ganas de contar lo que se vivió las últimas semanas en Grecia. Es por eso que acercamos a nuestros lectores las reflexiones de estas dos charlas en un mismo artículo. Todos ven la necesidad de continuar la lucha, después del receso del verano.

Les preguntamos cómo se vivió entre el activismo la semana previa al referéndum…

Mirto: Esa semana fue muy intensa, muy combativa, con mucha energía. La mayoría de la gente creía al principio que íbamos a perderlo, porque lo que se veía en la prensa y en la tele era terrible, había mucho miedo. Era un “terrorismo”, decían que OXI significaba “grexit”, quedar “fuera del euro”. Además, estaba el control de capitales en los bancos, y con toda esta situación pensábamos que el NAI (SI) iba a ganar. Hubo manifestaciones de la gente del NAI; su lema era “vivimos en Europa”… Y la semana del referéndum tuvimos manifestaciones del NO y del SÍ el mismo día, en diferentes lugares. Y en el lugar del NAI había gente, pero no tanta. En cambio en Syntagma, la manifestación del NO era una cosa enorme, había muchísima gente. Y no solo los activistas y militantes de izquierda, era la gente de Atenas que iba ahí para apoyar. Después de esto, todos empezamos a pensar que el NO era posible.

En la charla con Dimitris, activista del Sindicato de trabajadores del libro, le preguntamos cuál fue la posición del sindicato con respecto al referéndum…

Dimitris: Nosotros sacamos una declaración pública, donde decíamos que nuestro NO era un “no” de la clase obrera, y que la clase obrera tenía que expresarse. La gente discutía sobre el referéndum y sobre el NO en todos lados, en los cafés, en los barrios, en los lugares de trabajo, esperando el autobús o en el metro.

Los días previos al referéndum se vivió una extrema polarización social, un clima vertiginoso de discusión política. Thanasis cuenta que en todos los lugares de trabajo se discutía y se enfrentaban posiciones. Los jefes estaban a favor del SI, y decían que si ganaba el NO iban a cerrar. De hecho, contaban que muchos trabajadores que hicieron campaña por el NO, hoy están siendo perseguidos por la patronal, con amenazas de despido.

Les preguntamos qué expresaba para ellos el voto popular al NO, teniendo en cuenta que su sentido estaba en disputa y era ambiguo por cómo fue llamado el referéndum por el gobierno desde el primer momento…

Dimitris: Muchos dicen que había muchos NO, y es la verdad. Pero yo creo que el NO era mayoritariamente “NO a la austeridad y los memorándum”. Creo que el NO también significaba un NO a los gobiernos y al sistema político que aplican las medidas de ajuste. Y para mí en lo personal también fue un NO contra el capitalismo, pero bueno, ese es era mi NO. Es difícil saber si la mayoría de la gente que voto NO quería salir de la Unión Europea, pero creo que al menos una parte importante si lo pensaba. Es por eso que cuando Tsipras hizo esta maniobra y negoció, ese sector del NO se indignó terriblemente.

Durante la charla con Mirto, ella nos comentaba que “había un problema con el NO y el SI. Cada uno traducía el NO o el SI como quería. Y eso fue un problema. Por eso era fácil para ellos decir que NO significaba “Grexit” y que SI significaba “apoyar a Europa”, o que “queremos que Grecia esté en Europa”, y todo eso. El NO tampoco significaba que todos queríamos un Grexit.”

Por otra parte, nos interesaba saber cómo se percibía en esos días la actitud de Tsipras cuando planteaba que iba a seguir negociando con la Troika para lograr un “mejor acuerdo”.

Thanasis: }

Yo en lo personal pensaba que Tsipras lo que quería era irse del gobierno, y sacarse el problema de encima. Si había un resultado como 51% a 49%, podía decir algo como “yo hice todo lo posible, pero la gente no quiere ir más allá, entonces no puedo seguir…” Pero pasó lo contrario. En la gran manifestación del día viernes 3 de julio, estaba claro que lo que la gente gritaba era totalmente diferente de lo que Tsipras decía en sus declaraciones… La gente gritaba cosas muy agresivas contra la Troika, e incluso contra el capitalismo.

Mirto: Yo no sé si Tsipras buscaba retirarse del gobierno, pero lo que sí está claro es que después de este NO, con un triunfo tan fuerte, Tsipras hizo una traducción del NO completamente diferente de lo que esperábamos todos (incluso los militantes dentro de Syriza). Era tan distinto lo que decía de lo que esperaba la gente que acá se hacía una broma que decía que “el que volvió de Bruselas era un clon”, que algo le habían hecho en Bruselas para que vuelva tan cambiado en relación al mandato que le había dado la gente… Al principio yo creía que quería hacer una negociación desde una posición más fuerte. Pero al día siguiente pudimos ver que no, que el acuerdo era aún peor.

La conversación siguió naturalmente sobre cómo se vivió la capitulación de Tsipras…

Mirto: Estábamos atónitos, desconcertados. La mayoría tenía la esperanza de que al menos iba a negociar un plan mejor, y no, fue el plan de Juncker. Además durante seis meses estuvieron negociando en Bruselas, y no hicieron nada aquí en Grecia, no legislaron nada…

Thanasis: Por ejemplo, en el tema de derechos humanos, o la cuestión de la policía, que esta llena de fascistas, es un problema grande aquí, pero tampoco hicieron nada… Ellos decían que había que esperar porque estaban negociando con la Troika y esto era lo urgente. Bueno, ahora ya no se puede hacer nada porque ya negociaron y el gobierno esta atado de pies y manos y no puede ni siquiera legislar libremente sin la autorización de la Troika.

Mirto: El gobierno dice que el tercer “rescate” es mejor que los otros dos porque hay un aumento del IVA solo del 13% al 23%, mientras que los demás tuvieron que reducir un 40% los salarios de la gente… Así que supuestamente por eso sería mejor que los demás…

En las distintas conversaciones que tuvimos, les preguntamos si creían que esta capitulación tan rápida de Tsipras había abierto una nueva experiencia para sectores de vanguardia…

Dimitris: Con la profundización de la crisis, hay una ruptura con las ilusiones que había con la Unión Europea. Syriza planteó desde un principio que rechazaba la austeridad pero que quería seguir dentro de la Unión Europea. Ahora quedó claro que esto es imposible. Aunque mucha gente sigue apoyando a Tsipras, creo que mucha gente ya no tiene ilusiones en la Unión Europea.

Mirto: }

Creo que tanto el “rescate” como el “Grexit”, como está actualmente la situación, son dos opciones malas. Porque un Grexit, según ellos lo quieren, es también muy malo, no es una salida ni una solución para los trabajadores. Quieren sofocar a este pueblo para siempre, porque quería hacer algo diferente, y quería ir contra el gran capital. Esa es mi impresión.

Thanasis: Mucha gente creo que ahora se quiere ir de la Unión Europea, pero también dicen que no podemos, porque Grecia es un país muy pequeño, y los otros países y especialmente Alemania van a machacarnos.

Mirto: Cuando Tsipras fue electo dijo que iba a ser el primer gobierno que implementaría todo lo que prometió durante la campaña electoral. ¿Y qué hace? Hace algo peor de lo que criticaba a Nueva Democracia cuando era de la oposición. Él dice que lo que hubo fue un chantaje, y esto lo creo yo también, era un chantaje, pero el problema es por qué llegamos a esta situación.

Con Dimitris conversamos sobre la manifestación del 15 de julio, el día que se votaba a favor del acuerdo en el Parlamento griego. Ese día fueron detenidos 54 manifestantes, 14 de ellos llevados a juicio, y finalmente 3 fueron condenados con penas condicionales –que pueden volverse efectivas en cualquier momento-. Dimitris salió como testigo en el juicio, en defensa de los activistas procesados y nos comentaba: “participamos como sindicato en la manifestación e hicimos una declaración pública para invitar a todos los trabajadores a participar también. Había bastante gente, y la policía empezó a reprimirnos con muchísima violencia, usaron gases y arrestaron compañeros, que fueron llevados a juicio inmediatamente. Entre los detenidos se encontraba el secretario general de nuestro sindicato. Hicimos una campaña por su liberación y yo mismo he salido como testigo en el juicio. El resultado del juicio es que hubo tres manifestantes condenados sin ningún motivo, sin ninguna prueba. El manifestante que es originario de Albania tuvo la pena más dura, lo que significa un ataque doble por ser inmigrante. Probablemente tenga problemas para renovar sus papeles y poder quedarse en Grecia, ¡cuándo vive aquí desde los tres años! En Grecia hemos heredado un sistema judicial y unas fuerzas represivas de la época de la dictadura, es decir plagados de corrupción.”

Para terminar, estos activistas combativos nos comentan cuáles son las perspectivas que ven en la situación…

Thanasis: Hay un gran problema, porque Syriza había encarnado las ilusiones de la mayoría de los movimientos populares y ahora mucha gente, combativa, se siente perdida, desanimada…

Mirto: Hay un sentimiento de traición también, de desilusión… Pero en octubre, cuando las medidas se empiecen a sentir, creo que vamos a tener algunas luchas. Pero creo que para que las cosas cambien de verdad vamos a necesitar luchas muy fuertes. La situación todavía sigue abierta, por eso todavía hay esperanza de que algo diferente pueda pasar. Lo que quieren hacer es terrible, quieren a privatizar todo, vender todo, quieren vender todo, hasta las islas, la Acrópolis…

Después de estas charlas, quedamos en seguir en contacto. Seguramente en los próximos meses se volverán a escuchar las voces de Thanasis, Dimitris y Mirto en La Izquierda Diario, como protagonistas de nuevas luchas en esta Grecia convulsionada, contra los planes del gobierno de Syriza y la Troika.

 

Josefina Martinez

About Josefina Martinez

Josefina Martínez | @josefinamar14 :: Madrid