Miles y miles de personas se movilizaron en oposición a las reformas educativas que propone el Gobierno, tanto en Santiago como en diversas regiones del país. Los profesores tomaron la delantera, expresando firme que la actual Carrera Profesional Docente no los representa y que las manifestaciones continuarán, mientras que los estudiantes codo a codo marcharon por la educación gratuita y contra la represión policial. ¿Seguirá el Gobierno haciendo oídos sordos a las demandas impuestas en las calles?

Aunque el Gobierno junto a los medios de comunicación tradicionales hayan salido con toda una campaña anti movimiento estudiantil, tras la marcha del 28 de mayo, acusando de “violentistas” y “vándalos” a los estudiantes, y pese a que las autoridades cambiaron el recorrido de la marcha e impidieron la movilización por la Alameda; fueron alrededor de 200 mil las personas que protestaron por las calles de Santiago, en una de las marchas más multitudinarias en lo que va de este 2015.

La marcha nacional por la educación empezó cerca de las 11:30 horas y tuvo un cambio de recorrido, debido a que las autoridades en acuerdo con las direcciones de la Confech decidieron que la movilización comenzara en el Frontis de la Usach, recorriendo una parte de la Alameda hasta llegar a Avenida España, calle por donde transitó el grueso de la manifestación, la que finalmente llegó hasta Blanco Encalada donde se realizó un acto a eso de las 14 horas.

La potente presencia de profesores recorriendo las calles

Mientras el Gobierno junto a las direcciones del Colegio de Profesores buscan la manera de llegar a un acuerdo en cuanto a la Carrera Profesional Docente, por lo que el Ministro de Educación manifestó que “pueden haber modificaciones en avance de tramos y certificaciones” en el proyecto, y Gajardo por su parte busca apoyo de Parlamentarios; miles de profesores salieron nuevamente a marchar en rechazo a la actual propuesta del Gobierno, pues tienen más que claro que sólo la movilización nacional podrá imponer las demandas y exigencias de los profesores de base.

En este sentido, la presencia de profesores fue impactante, tanto en términos de cantidad como también en diversidad de establecimientos educacionales, coordinadoras, comunales y organizaciones de docentes. En la movilización realizada en Santiago se hicieron presentes colegios y liceos como Liceo 7 de Santiago, Liceo 7 de Providencia, Liceo Aplicación, Instituto Nacional, Colegio El Líbano, Colegio León Humberto Valenzuela, Liceo Nacional de Maipú, Escuela Ejército Libertador de Puente Alto, Escuela Grecia, Escuela República de Austria E-34, etc.

Además, los docentes fueron a marchar con sus respectivos comunales y organismos, demostrando la fuerte organización de base que se viene gestando en los establecimientos educacionales. Hubo diversos comunales presentes como por ejemplo de La Pintana, La Florida, Maipú, Macul, Til Til, Peñaflor, Pirque, Calera de Tango, Qulicura, Puente Alto, Colina, Buin, Santiago, Curacaví, entre otros.

Los profesores marcharon con mucho ímpetu y convicción, manifestando su molestia tras no ser escuchados por las autoridades del país. Llevaron lienzos, pancartas, banderas y estuvieron en todo momento animando la movilización con diversos cánticos contra la Carrera Profesional Docente, contra el agobio laboral y la fuerte explotación que viven día a día. Esta precaria situación fue muy bien explicada por Valesca González, profesora del Colegio El Mañío, establecimiento municipal de Quilicura, quien manifestó que “una de las cosas más importantes por las que hemos peleado es contra el agobio laboral (…), nosotros todos los días tenemos que llevarnos carga laboral a nuestras casas, problemas y preocupaciones, pues trabajamos con personas y en un sector con alta vulnerabilidad”.

Valesca comentó que “también nos están pidiendo que cumplamos con requisitos estandarizados que las personas que están en el Gobierno exigen, sin saber qué es lo mejor para el aprendizaje. Para nosotros es importante que nuestros alumnos aprendan conocimientos, pero es más importante que ellos logren ser personas felices (…) A nosotros nos dan 90 minutos para hacer clases, pero resulta que la mayoría del tiempo lo ocupamos en contener a nuestros alumnos cuando vienen tristes, con hambre, cuando vienen violentos, entonces no nos pueden comparar con todos los colegios”, agregando que “necesitamos 50 y 50 de horas para así poder enseñar mejor y descansar como corresponde, necesitamos también que se reduzca la cantidad de alumnos por sala, pero el Gobierno no escucha”.

Mauricio Páez, Presidente de la Coordinadora Docentes de Maipú- que agrupa a 27 colegios municipales- también conversó con LID Chile sobre la propuesta del Gobierno, argumentando que “me parece un despropósito la propuesta del Gobierno, pues es una propuesta fundamentada en aspectos de mercado que no toca lo que realmente sucede en las escuelas, que es una Carrera inconsulta donde más de 50 mil profesores la rechazamos, por lo tanto me parece absurdo que el Gobierno siga empecinado en aprobar una Carrera sin el apoyo de los profesores”, planteando además que “nosotros no vamos a tranzar el 50 y 50, vamos a exigir jubilaciones dignas y por supuesto que se disminuya la cantidad de alumnos en las salas”.

Docentes de la educación diferencial también marcharon con el objetivo de ser escuchados. Carolina Escobar, profesora de diferencial de la Corporación de Puente Alto comentó que uno de los problemas principales para ellos es que “no nos consideran dentro de la reforma, no nos consideran dentro de los planes que se hacen en el Mineduc, ha habido mesas de trabajo, pero en ellas no se reflejan las carencias que tenemos en la educación especial”. Además, Carolina manifestó que “necesitamos otro tipo de evaluación docente para los profesionales que trabajamos en educación diferencial, terminar con el agobio laboral, ya que nosotros tenemos mucho trabajo administrativo, mucho papeleo y poco tiempo”.

Los profesores también marcharon en otras ciudades como en Temuco, donde cerca de 6 mil docentes salieron a las calles, Iquique, Valparaíso, Puerto Montt, Antofagasta, Arica, entre otros lugares del país.

La fuerza de los estudiantes y las tomas recientes

Estudiantes de la Usach, Universidad de Chile, Universidad Central, Finis Terrae, Universidad Diego Portales, Universidad Católica, Universidad Alberto Hurtado, Universidad Tecnológica Metropolitana, ex Pedagógico, fueron algunas de las instituciones de educación superior que recorrieron las calles del centro de Santiago. Además también marchó la ACES y CONES en representación de estudiantes secundarios.

Hubo también fuerte presencia de organizaciones políticas como la Agrupación Combativa y Revolucionaria, Juventud Guevarista, NAU, Izquierda Autónoma, Juventud Rebelde, Juventudes Comunistas, Revolución Democrática, entre otras.

La creatividad, los grupos de bailes, comparsas musicales y números artísticos animaron la movilización de principio a fin. Fue así como los estudiantes de teatro de la Universidad Finis Terrae realizaron una intervención artística, donde los jóvenes se disfrazaron de empresarios, políticos y personas de la clase alta con el propósito de expresar la hipocresía de aquellos sectores que se lucran con el derecho a educarse, mientras hablan de querer mejoras para la población. El Presidente del Centro de Estudiantes de Teatro, Juan José comentó que “nuestra idea es poder mostrar la cara opuesta y la cara más grotesca de lo que pasa en el país, mostrar esta imagen de empresarios riéndose de la gente con el fin de que las personas puedan darse cuenta de lo que está pasando. Además, hacemos esto porque consideramos que en nuestra universidad falta más democracia, pues funciona como una empresa y también porque creemos que no se pueden excluir a las universidad privadas de la educación gratuita”.

La reciente movilización está enmarcada en una serie de tomas estudiantiles que se vienen realizando como forma de radicalizar los métodos de lucha. Es así como ahora último la Universidad Alberto Hurtado, la Facultad de Derecho, Ciencias sociales y Comunicación de la Universidad Diego Portales, el Liceo Cervantes, Darío Salas, la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, son algunos de los establecimientos educacionales que se fueron tomados por los estudiantes.