El dictador Al Sisi visita Alemania entre protestas y denuncias

El dictador egipcio, Abdelfatah al Sisi, se encuentra de visita oficial en Alemania por dos días, antes de dirigirse a Hungría. La conferencia de prensa con Angela Merkel terminó de forma caótica, cuando una periodista lo increpó al grito de “asesino, nazi y fascista”.

Al Sisi fue recibido con honores por el gobierno alemán este miércoles. A fines de noviembre, el presidente egipcio había sido recibido en Francia por Hollande. Esa era la primera gira europea del dictador egipcio en búsqueda de legitimidad internacional. Hace unos días la derechista Marine Le Pen visitó al dictador en Egipto.. A fines de abril fue recibido por el gobierno y los reyes españoles.

Al Sisi llegó al poder en julio del 2013 después de un golpe de Estado que derrocó al presidente Mursi, imponiendo un régimen muy represivo. Estas giras y apoyos europeos tienen gran importancia porque le otorgan legitimidad, apoyo político, y buenos negocios.

Su visita a Alemania generó grandes controversias, ante las protestas de organizaciones de derechos humanos, ONGs, colectivos de periodistas y grupos de opositores políticos egipcios.

Durante la conferencia de prensa que ofreció en la sede del gobierno alemán en Berlín, al Sisi defendió la pena de muerte, aunque aclaró que la condena que pesa sobre el ex presidente Mohamed Mursi no está todavía firme.

«Tenemos una perspectiva distinta a la de ustedes respecto a la pena de muerte. Está anclada en nuestra legislación y forma parte de nuestro orden constitucional», indicó Al Sisi, de visita oficial en Berlín, antes incluso de ser preguntado por la cuestión.

Merkel, por su parte, se había visto obligada a decir que Alemania «bajo ninguna circunstancia» admite la pena capital, independientemente de contra quien se dicte e incluso si se justifica en razones de «seguridad del Estado».

La canciller aseguró que su Gobierno aboga por el “respeto a los Derechos Humanos”, ante cualquier interlocutor egipcio, y dijo que la misma “postura” tuvo hace dos años ante una visita a Berlín de Mursi. Pero, al mismo tiempo, defendió “el alto valor estratégico” de Egipto “para la paz en Medio Oriente” y en “la lucha contra el terrorismo”.

La conferencia terminó de forma caótica, cuando una periodista de origen egipcio y nacionalidad alemana increpó al dictador al grito de «asesino», mientras integrantes la prensa oficialista aplaudían a Al Sisi y guardias de seguridad se lanzaban sobre la periodista para callarla.

La visita de Al Sisi generó mucha controversia en Alemania los días previos, debido a la condena a pena de muerte sobre el ex presidente Mursi, como por las condenas masivas a opositores y activistas políticos.

El presidente egipcio fue recibido por el presidente alemán, Joachim Gauck, mientras que el líder del Parlamento, Norbert Lammert, canceló su entrevista con él.

Ante la sede del gobierno alemán se concentraron grupos de manifestantes que denunciaron la persecución a periodistas, activistas y opositores.

Hace unos días fue publicada una carta dirigida a Ángela Merkel, firmada por organizaciones como Amnistía Internacional y Human Right Watch, denunciando la represión del régimen de Al Sisi y exigiendo a la canciller que condicione todas las relaciones diplomáticas al fin de la misma.

En la carta se denuncia que desde julio de 2013 fueron detenidas más de 22.000 personas. Mientras que organizaciones egipcias han documentado las condenas a por lo menos 41.000 personas, incluyendo 300 abogados.

También se refieren al caso de la abogada Azza Soliman, que fue inculpada junto a otras 16 personas por participar en una protesta ilegal, después de haberse presentado como testigos del asesinato policial de la activista socialista Shaimaa al-Sabbagh.

La carta detalla las condenas masivas a pena de muerte por parte del régimen de Al Sisi. El 16 de mayo, una corte recomendó la pena de muerte para 122 personas, incluyendo al ex presidente Mursi.

De acuerdo al Observatorio por los derechos y las libertades de Egipto, entre enero y marzo de 2015, las cortes judiciales condenaron a 2381 opositores políticos, sentenciando a 194 a pena de muerte y a 312 a pena perpetua en prisión.

De acuerdo a otros informes de Amnesty International, desde julio de 2013 hubo más de 742 condenas a penas de muerte, en juicios completamente amañados.

Será un dictador, pero ¡qué buenos negocios!

Durante el año 2014 aumentó el volumen comercial entre Egipto y Alemania, hasta los 4.400 millones de euros. Este es el intercambio más alto en la relación entre los dos países, siendo actualmente Egipto el tercer socio comercial de Alemania en la región árabe.

Un artículo editorial publicado este miércoles en Spiegel sostiene que la visita de Al Sisi tiene el objetivo de facilitar un negocio multimillonario para empresas alemanas, y que por este motivo se “pasa por alto” nada menos que las denuncias de torturas y represión de parte del gobierno egipcio.

Como muestra, se refiere al viaje que en marzo de este año hizo a Egipto el ministro de economía alemán Sigmar Gabriel, del Partido Socialdemócrata, junto a una delegación de empresarios. En esa ocasión, la multinacional Siemens consiguió un negocio por más de 11.000 millones de Euros con el gobierno de Egipto. Después de eso, Gabriel en persona cursó la invitación para que Al Sisi visitara Berlín.

Un trato similar obtuvo Al Sisi en Francia, correspondiendo con millonarios contratos para fábricas de aviones francesas.

Alemania ha tenido siempre un “trato privilegiado” con los gobiernos de Egipto, desde la época de Mubarak, a quien tanto conservadores como socialdemócratas consideraban un “socio destacado”.

About Josefina Martinez

Josefina Martínez | @josefinamar14 :: Madrid