Cifuentes carga los costes de su “reducción” de tasas universitarias a los estudiantes extracomunitarios

Se multiplicará por cuatro el precio de las matriculas para los estudiantes extranjeros de origen no comunitario. La medida, que no había sido comunicada, ha causado gran indignación entre estos alumnos que han llegado a presentar más de 400 quejas en los últimos días.

El gobierno de la Comunidad de Madrid presidido por Cristina Cifuentes ha implementado un espectacular incremento en el precio de las tasas universitarias para todos aquellos alumnos extranjeros que provengan de países ajenos a la Unión Europea. Según el decreto aprobado el pasado agosto, las universidades públicas “cobrarán los precios de cuarta matrícula de grado y master a los estudiantes extranjeros, mayores de dieciocho años que no tengan la condición de residentes, excluidos los nacionales de Estados miembros de la Unión Europea”.

Estos estudiantes -que ya venían pagando más que los residentes- deberán asumir un aumento de cerca del 400% en sus tasas, lo que supone hacer frente al 100% de los costes de la matrícula. Hablando en euros, un estudiante extracomunitario de filosofía tendría pagar más de 6.000 euros si desea matricularse por el curso completo.

Esta medida ha supuesto un duro golpe para muchos de estos estudiantes que ahora les resultará imposible continuar sus estudios universitarios en Madrid. La indignación y las protestas se han extendido entre estos estudiantes ya que, como señalan algunos de ellos, ni desde el gobierno ni desde las autoridades universitarias se les ha informado de este cambio a última hora en las reglas del juego. A este respecto, varios alumnos de la Universidad Complutense han hecho llegar a la defensora del universitario, Isabel Aránguez, más de 300 quejas de golpe en una gran caja de cartón. Aránguez asegura haber recibido más de 400 quejas en los últimos días.

Con esta medida, la presidenta de Madrid pretende hacer asumir a los estudiantes extranjeros los costes asociados a su cacareada reducción del 10% en las tasas universitarias. Una reducción que no es tal cosa, pues durante los gobiernos del Partido Popular el precio de las matrículas ha subido un 65% desde 2011, es decir, los universitarios madrileños seguiremos pagando un 55% más que hace cuatro años.

El anuncio a bombo y platillo de su falsa reducción en las tasas contrasta con el silencio sepulcral de esta medida que pretende hacer pagar a los estudiantes extracomunitarios matrículas desde 114 euros por crédito. Desde el inicio de su legislatura, Cifuentes ha tratado de dar una imagen menos derechista que la de los estándares de su partido, el Partido Popular, aplicando tímidas políticas sociales como la mencionada “reducción” de tasas y la implementación de un nuevo bono de transporte joven.

Sin embargo, el carácter discriminatorio de dicha medida alumbra la verdadera cara de Cristina Cifuentes y su partido, en el cual el racista Albiol solo representa la faceta más extremista -y auténtica- del imaginario del PP.

Los estudiantes, nativos o extranjeros, comunitarios o extracomunitarios, debemos permanecer unidos en la oposición a las políticas segregacionistas del PP y sus intentos por mantener alejados a los hijos de la clase trabajadora de una educación universitaria. Es preciso volver a poner en marcha un gran movimiento estudiantil que combata por la reversión de todas las políticas que han buscado la elitización de la universidad -empezando por el plan Bolonia- en una perspectiva de lucha por una universidad pública, de calidad, totalmente gratuita y para todos.

Alejandro Arias

About Alejandro Arias

Alejandro Arias | Madrid