Colectivos estudiantiles impulsan campañas de solidaridad con los refugiados en Zaragoza y Barcelona

Desde el Sindicato de Estudiantes de Izquierdas y la agrupación No Pasarán se está impulsando una campaña de apoyo a los refugiados en las universidades de Zaragoza y Barcelona desde una perspectiva internacionalista y anti-imperialista.

La llamada crisis de los refugiados está generando un buen número de protestas e iniciativas solidarias en muchos países europeos. Este drama humanitario sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial, ha despertado la reacción de miles de personas en toda Europa. Hemos visto a miles de jóvenes organizar redes de apoyo y manifestaciones masivas en muchas capitales.

El pasado día 4 de septiembre diversas organizaciones en lasmanifestaciones solidarias y contra la “Europa genocida”, exigieron, la responsabilidad de esta crisis migratoria de grandes dimensiones a los “distintos Estados de la Unión Europea, los Estados Unidos y la OTAN que han intervenido destruyendo vidas y sociedades enteras”. En el Estado español también muchas ciudades vivieron concentraciones y otros actos.

Con el inicio del curso algunas organizaciones estudiantiles se han decidido a poner en la “agenda” del movimiento estudiantil esta cuestión. Toda una muestra de internacionalismo y de una concepción de la lucha estudiantil opuesta a todo corporativismo.

En Zaragoza el Sindicato de Estudiantes de Izquierda ha lanzado la campaña “Refugiados Bienvenidos, OTAN NO”. Esta organización forma parte de la plataforma anti-OTAN de la ciudad recientemente constituida para rechazar las maniobras militares que se llevarán a delante en el mes de octubre. El SEI añade a sus exigencias la reivindicación de atender la emergencia de los refugiados.

En palabras de su portavoz Roberto Jara “lanzamos la campaña para mostrar nuestra solidaridad internacionalista con los refugiados/as que viven una dramática situación como consecuencias de las políticas imperialistas de la OTAN y sus estados miembros. Y hacemos responsables al régimen imperialista español que forma parte. Exigimos el derecho a asilo y los permisos de residencia y trabajo para todos y todas. No creemos en la diferenciación entre refugiados políticos y económicos. Además, exigimos a la Universidad de Zaragoza que ponga los medios necesarios para todo aquel refugiado/a que quiera continuar los estudios pueda hacerlo gratuitamente”.

Los estudiantes del SEI han pegado grandes carteles por todo el recinto universitario y han repartido panfletos denunciando la falta de respuesta de las instituciones. Según informa la organización, planea continuar esta campaña promoviendo un movimiento en la universidad que luche por una solución inmediata a la situación de refugiados e inmigrantes, sin importar procedencia, incluidas a las dificultades jurídicas para solicitar el asilo o la residencia. Apoyando la creación de redes de acogida, búsqueda de empleo, formación gratuita.

Además esperan que las demandas de los refugiados estén presentes también la manifestación convocada por la plataforma anti-OTAN el próximo sábado 4 de octubre. Para Roberto Jara hay una estrecha relación entre el rechazo a las maniobras de esta alianza militar imperialista y lo que está ocurriendo “Es totalmente insuficientes las cifra de 2.739 refugiados de acogida que plantea el gobierno de Rajoy. A su vez, contrasta con los 8.000 militares, trece buques y 43 aviones y helicópteros que la OTAN desplazara a la ciudad de Zaragoza en los próximos días por su operación, así como los gastos que se desprenden de la operación ‘Trident Juncture’. No hay que olvidar que son las guerras y la injerencia imperialista en sus países lo que obliga a los refugiados a huir”

Por otro lado en Barcelona, la agrupación revolucionaria No Pasarán, hermanada con el SEI, está poniendo en marcha la misma campaña. Como primer acto de la misma han organizado una mesa redonda en el campus del Raval para el próximo 1 de octubre. En ella se debatirá sobre la situación de los refugiados y el racismo institucional. Hablaran sobre dicha situación el Espacio del inmigrante, Tras la manta, Tanquem els CIE’s, No Pasarán y nuestro colega Antonio Litov, fotógrafo de Izquierda Diario.es que está actualmente de corresponsal en la frontera húngara, serbia y croata.

Los dos primeros son dos buenos ejemplos de la organización de los inmigrantes que ya están aquí y que padecen cotidianamente las leyes de extranjería y el racismo institucional. El espacio del inmigrante se define como “un grupo de personas independientes que, frente a la situación generada por los cambios ocurridos en las leyes de asistencia socio-sanitaria, nos hemos organizado para dar un espacio de acogida y acompañamiento a aquellas personas que se encuentran excluidas por su situación legal, económica o administrativa.” Tras la manta es una “red de apoyo contra la criminalización y la violencia racista y clasista hacia vendedores ambulantes en Barcelona”.

Tanquem els CIE’s por su parte es una plataforma unitaria de diversos colectivos que impulsa una importante campaña desde enero de 2012 tras la muerte de Idrissa Diall en el Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) de Barcelona. Tiene cuatro objetivos fundamentales: visibilizar los CIE’s, denunciar las continuas vulneraciones de derechos que se producen en ellos, procurar mejores condiciones de los internos y ejercer acciones de cara al cierres de los CIE’s.

En palabras de Verónica Landa “desde No pasaran pretendemos que esta charla sirva para comprender mejor la situación actual y ser un punto de partida para la organización de la ayuda a los refugiados y el combate contra las medidas reaccionarias de las instituciones. Consideramos que las universidades deben ser puntos donde la juventud luche contra el imperialismo europeo y haga extensiva la solidaridad con los refugiados a toda la sociedad.”

Marta Clar, quien recientemente repasaba en un artículo el claramente insuficiente plan que se ha presentado desde la UB para acoger a los refugiados, añade que “la izquierda debe aplicar los principios del internacionalismo y romper con todas las cuotas y medidas burocráticas criminales. Están en juego la vida de millones de personas, no podemos permanecer neutrales ni vacilantes ante esta tragedia. De la misma forma debemos combatir las causas de este drama: el capitalismo. La ayuda que se debe ofrecer a los refugiados y la lucha contra la Europa imperialista debe desbordar el asistencialismo humanitario apolítico de las instituciones.”

Tanto desde el SEI como desde No pasarán se proponen impulsar comités de apoyo a los refugiados en las facultades e institutos en común con todas las organizaciones estudiantiles y los estudiantes independientes que así lo quieran, y hacen un llamamiento tanto a las organizaciones sindicales estudiantiles y de los trabajadores a poner en marcha una gran campaña por los derechos de refugiados e inmigrantes. Roberto Jara considera que “es urgente que el movimiento estudiantil sea un polo antirracista que sea capaz de frenar el peligroso auge del racismo que vemos en muchos países europeos, y que tiene distintas manifestaciones, desde el crecimiento de la extrema derecha hasta las políticas de racismo de Estado como lo que vemos hoy con la valla húngara o desde hace tiempo con la de Ceuta y Melilla”.