¡Libertad a los presos políticos! Por una Huelga General en Catalunya y movilizaciones contra el Régimen del 78 en todo el Estado

Ante los últimos episodios de la escalada represiva contra el movimiento catalán. Por una huelga general en Catalunya. Que la “Primavera Catalana” confluya con todas las luchas contra el Régimen del 78 en todo el Estado.

En las últimas 48 horas estamos viviendo un redoble brutal del golpe institucional contra Catalunya y en la bonapartización del Régimen de 78. El envío a prisión de los consellers cesados por el 155, Turull, Romeva, Rull, Bassa y Forcadell este viernes y la detención y envío a prisión provisional en Alemania de Carles Puigdemont, confirma que el bloque monárquico encabezado por Felipe VI, el gobierno del PP, Cs, el PSOE y el Poder Judicial, pretenden aplastar el movimiento democrático catalán. La colaboración alemana confirma que la reaccionaria UE y sus gobiernos dan apoyo al golpe de otoño como ya hiciera la Comisión Europea y el Consejo de Europa.

Encarcelar o mantener en el exilio a la dirección del procés, evitar que la mayoría independentista que ganó las elecciones del 21D forme gobierno, el mantenimiento sine die del 155 y los más de 900 procesos judiciales abiertos contra activistas catalanes: estos son los ingredientes para imponer una derrota en Catalunya que abra las puertas a una restauración reaccionaria del Régimen del 78, signada por más centralismo, más persecución a los derechos y libertades democráticas fundamentales y una forma de gobernar y de hacer pasar la agenda de ajustes pendientes, basada en jueces, fiscales y policías.

En Catalunya este salto está significando un retorno de la movilización en las calles. El viernes miles salieron a las plazas y calles, rodearon las delegaciones del gobierno y cortaron carreteras. Para este domingo se han convocado nuevas protestas y cortes, y el clamor de “vaga general” vuelve a escucharse con fuerza. Para muchos se trata del inicio de la “Primavera Catalana”, es decir del resurgir de la movilización social que tomaría el testigo del 1-O, 3-O y 8N, que el golpe del 155 y la claudicación de la dirección procesista dejó en suspenso.

La oleada de españolismo que se impulsó desde el bloque monárquico y sus medios de comunicación en otoño se querrá de nuevo avivar para ganar respaldo social a este redoble golpista en el resto del Estado. Esta vez no lo tendrá tan fácil. Hasta algunos miembros del bloque monárquico se separan tímidamente de las últimas medidas, como el PSC, si bien eso no les libra de su responsabilidad.

Pero sobre todo porque este 2018 ha comenzado con un reavivamiento de la movilización social contra el PP, Cs y el Régimen del 78. Cientos de miles de pensionistas vienen saliendo a calle en defensa de unas pensiones dignas y en denuncia de los rescates millonarios de la banca o las autopistas. Millones de mujeres hicieron huelga y se manifestaron este 8M. La Corona vuelve a estar desprestigiada por la indignación generada tras las condenas contra la libertad de expresión con los que se quiere enviar a raperos, periodistas y twiteros a prisión. Sectores precarios como los trabajadores de Amazon o de la restauración del Aeropuerto del Prat están organizándose y luchando.

Desde la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT), estamos siendo parte de estas movilizaciones, en favor de que emerja la Primavera Catalana y que ésta se confluya con el resto de luchas sociales y democráticas contra el gobierno y el Régimen del 78 en el resto del Estado.

Es urgente preparar una nueva jornada de huelga general en Catalunya, como ya se canta en las manifestaciones. Los CDR, la izquierda independentista y la izquierda sindical deberían plantearla como hicieron antes del 1-O y exigírsela hasta imponersela a las direcciones de los sindicatos mayoritarios. Hay que pararlo todo en exigencia de la libertad y desprocesamiento de todos los presos políticos, por la retirada del 155 y la defensa del mandato del 1-O.

Ese debería ser el primer acto de un plan de lucha que retome el movimiento de otoño partiendo de las lecciones que éste planteo. Es imprescindible ampliar la base social del movimiento democrático catalán, ganando a los sectores de la clase obrera que lo ven como algo ajeno. Para ello hay que vincular esta batalla democrática con la lucha por un programa para resolver los grandes problemas sociales de paro, precariedad, pensiones y servicios públicos. Un programa que se proponga avanzar sobre los intereses de los capitalistas, que además son la pata económica del golpe y el proyecto de restauración reaccionaria.

Para ello no se puede seguir confiando en las “hojas de ruta” de los que se negaron a defender la república. Los partidos de la burguesía y pequeña burguesía catalana han demostrado su bancarrota histórica. La decisión de la CUP de no apoyar la nueva hoja de ruta autonomista de Turull fue correcta. Pero es necesario hacer un balance profundo de la política de “mano extendida” y romper con ella, para apostar por una vía basada en el desarrollo de la movilización y la autoorganización, con la clase trabajadora al frente y la alianza con el resto del Estado. Solamente así se podrá conquistar una república catalana, que no sea de los capitalistas sino de los trabajadores y socialista.

La “Primavera Catalana” debe impactar en el resto del Estado. La escalada represiva contra el movimiento catalán es parte de la persecución de la libertad de expresión y contra activistas sociales. Si finalmente los presos políticos catalanes son condenados por rebelión y sedición ¿Qué nos espera a los trabajadores cuando hagamos un piquete u ocupemos una fábrica? ¿Qué les espera a los activistas de la PAH que bloquean comitivas judiciales para evitar desahucios? ¿A los estudiantes que cortan calles y vías de comunicación por la universidad gratuita?

Por ello las organizaciones sindicales y la izquierda del resto del Estado deberían llamar inmediatamente a manifestaciones en solidaridad con Catalunya y por la libertad de los presos políticos. Podemos e Izquierda Unida han salido a rechazar las últimas actuaciones, ¿a qué esperan para convocar movilizaciones?

El movimiento de mujeres ha protagonizado masivas manifestaciones y huelga el 8M, los pensionistas se han movilizado en todo el Estado y son cada vez más los sectores de la clase trabajadora y la juventud que se organizan contra la precariedad y la represión de las leyes mordazas. Todas estas luchas contra el gobierno y el Régimen del 78 deben solidarizarse y confluir con el movimiento catalán, en la perspectiva de una huelga geneal para golpear como un sólo puño, al gobierno del PP, a los partidos del Régimen, a la Corona y los jueces que quieren encarcelar activistas e ideas. La primavera catalana debe extenderse a todo el Estado, en una lucha para imponer procesos constituyentes realmente libres y soberanos, poner fin a la Corona y abrir las puertas a lograr gobiernos de trabajadores en una libre federación de repúblicas obreras y socialistas de la península ibérica.

¡Abajo el 155 y el golpe institucional monárquico!
¡Por una huelga general en Catalunya!
¡Por un gran movimiento en todo el Estado contra el Régimen del 78 y por el derecho a decidir!
¡Por una república catalana obrera y socialista!
¡Por una libre federación de repúblicas obreras en todo el Estado!

Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT)

About Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT)