Masiva huelga estudiantil en todo el Estado contra las reválidas franquistas

Este miércoles decenas de miles de estudiantes, padres y profesores tomaron las calles de más de 50 ciudades en todo el Estado para decir NO a la LOMCE y las reválidas franquistas.

Parece que el otoño viene caliente en el Estado español. Este miércoles las calles de más de 50 ciudades de todo el Estado han sido colmadas por miles de estudiantes, estudiantes, padres y profesores para manifestarse contra las reválidas y la Lomce.

Bajo el lema “No a las reválidas franquistas”, la jornada de huelga había sido convocada por el Sindicato de Estudiantes, la Confederación de Asociaciones de Padres y Madres de la Escuela Pública (CEAPA) y la Federación de Asociaciones de Estudiantes Progresistas (Faest), así como por diversas organizaciones estudiantiles, como el Sindicato de Estudiantes de Izquierdas (SEI) de Zaragoza y otras organizaciones que se sumaron críticamente a la convocatoria.

La mayoría de los sindicatos de docentes como CCOO, UGT, STES y otras organizaciones, apoyaron la convocatoria, aunque sin convocar a una huelga general educativa como se exige desde diversos sectores.

Los convocantes se han mostrado “satisfechos” con el seguimiento, que situaron en un 90% en Secundaria y Bachillerato según sus cálculos, mientras el Ministerio de Educación sitúa el apoyo al paro entre el 30% y el 40%.

Las cifras de seguimiento, según CEAPA, han sido superiores en Secundaria que en Infantil y Primaria (50-60%). Aunque ha sido entre los alumnos y alumnas de 3º y 4º de ESO donde la huelga ha tenido más impacto, ya que son los estudiantes más inmediatamente afectados por los cambios que introducen las reválidas.

Si bien no se conoce aún cómo será exactamente la estructura de estas evaluaciones, según el decreto aprobado en julio -el único que informa algo sobre sobre las pruebas-, los estudiantes de 16 años tendrán que probar su nivel de conocimientos en la reválida de 4º de la ESO para obtener el título. A los dos años deberán hacer otra, que de no aprobarla –más allá de las notas que hayan obtenido en Bachillerato- les impediría titularse.

Masivas manifestaciones en 50 ciudades

La que ha sido la primera protesta estudiantil de este curso (y la tercera desde que Íñigo Méndez de Vigo es ministro), ha tenido su mayor seguimiento en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Málaga y Ferrol, según ha informado el Sindicato de Estudiantes.

En Madrid tuvo lugar la manifestación más multitudinaria de la jornada, con más de 50.000 asistentes, según los convocantes -1300 según la Delegación del Gobierno-. La marea humana, más numerosa que manifestaciones anteriores, ha marchado desde Atocha a Sol.

De la manifestación, liderada por el Sindicato de Estudiantes con una cabecera que rezaba “¡Fuera las reválidas franquistas!”, participó también un bloque crítico estudiantil –que fue separado de la manifestación oficial por la policía- portando una pancarta con el lema “Contra las reválidas y la elitización. Ruptura y horizontalidad”. Participaron de este bloque Izquierda Castellana, el Frente de Estudiantes, la agrupación Armas de la Críticay otros colectivos estudiantiles con posiciones críticas hacia el Sindicato de Estudiantes por su “tradicional metodología: desde arriba, burocráticamente, sin contar con las agrupaciones de los estudiantes y con una intención que está lejos de favorecer la autoorganización de los mismos.”

Por parte del profesorado de los centros públicos, CCOO ha cifrado el seguimiento del paro en Madrid por parte del profesorado en el 60%, mientras que la Consejería de Educación de la Comunidad lo ha situado en el 15%. Por la tarde del miércoles, la Plataforma Estatal por la Escuela Pública ha protestado desde la Plaza de Neptuno hasta el Ministerio de Educación.

En Barcelona, más de 2000 personas macharon por el centro de la ciudad, tras partir poco después de las 12.00 horas de la plaza de la Universidad de Barcelona. La manifestación ha estado encabezada por las pancartas: “Fuera el PP, fuera Converencia. Ni Lomce, ni LEC ni 3+2” y “Fuera reválidas franquistas”.

En Zaragoza, la huelga vació las aulas, convocada por las organizaciones estudiantiles de forma unitaria, entre ellas, el Sindicato de Estudiantes de Izquierdas (SEI). La manifestación congregó a una multitud de más de 4.000 estudiantes en su mayoría de institutos de secundaria.

En Galicia han tenido lugar varias marchas (Santiago, Ferrol, Vigo, A Coruña, y otras ciudades), en una jornada de huelga que ha sido apoyada por el sindicato STEG y la Plataforma en Defensa do Ensino Público de Galicia.

En Euskadi y Navarra, los docentes han parado solo una hora y los estudiantes durante toda la mañana. La manifestación estudiantil en Bilbao ha tenido la mayor participación, con miles de estudiantes que marcharon por las calles de la ciudad.

En Cantabria, por su parte, los convocantes aseguran que los paros “han paralizado la actividad en los institutos” y ha habido concentraciones en Santander y Torrelavega con el lema: “Estudiante despierta, estudiante a la huelga”.

Cargas policiales en Córdoba

En Córdoba, la policía cargó duramente contra un grupo de estudiantes que durante el transcurso de la marcha protestaron frente a la sede del PP.

Los jóvenes, que en un momento quedaron con sus pancartas frente al cordón policial de agentes y sus motocicletas, fueron reprimidos por la policía que los golpeó con sus defensas, como se aprecia en el vídeo de Jorge Ruiz, un estudiante que participaba de la manifestación. Cruz Roja ha informado que en su hospital atendieron a un estudiante herido, al que posteriormente se le dio el alta.

¿Hacia un “otoño caliente” estudiantil?

La masiva huelga estudiantil de este miércoles se ha dado en el marco de la resolución del impasse político abierto tras las elecciones del 20D, mediante una nueva investidura del PP al frente del gobierno.

La irrupción del movimiento estudiantil plantea la posibilidad de un reverdecer de la movilización callejera, a la que se suma la convocatoria para el próximo día sábado a una manifestación contra la investidura de Rajoy en Madrid.

En este escenario, “es necesario volver a poner en marcha un movimiento estudiantil unido, anticapitalista y combativo en alianza con los y las trabajadoras de la educación para que juntos pongamos en marcha un plan de lucha que tenga como objetivo la huelga general indefinida en todo el sector hasta revertir todas las contrarreformas educativas”, explicaba a Izquierda Diario Alejandro Arias, de la agrupación Armas de la Crítica, una de las organizaciones participantes del bloque crítico en la manifestación madrileña.

El Sindicato de Estudiantes ha advertido de que volverá a convocar a una huelga y ha pedido a CCOO, UGT y STES que se sumen a un paro educativo general en todo el Estado.

La huelga educativa del 26O puede que haya sido el inicio de un nuevo período de movilización social y lucha en las calles que dé lugar a un “otoño caliente” español.

La Izquierda Diario

About La Izquierda Diario

La Izquierda Diario | @izquierdadiario :: Sitio Web