Más de 200 afiliados y delegados de Comisiones Obreras discuten en Madrid como echar a la burocracia

Los días 6 y 7 de diciembre se realizó en Madrid un Encuentro estatal de la corriente “Ganemos CCOO”. Más de doscientos delegados y afiliados del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) de diferentes sectores y empresas del Estado español, debatieron cómo organizar y extender la iniciativa para recuperar el sindicato de manos de la burocracia sindical. El manifiesto de la nueva corriente ya ha sido firmado por más de 1.001 trabajadores y trabajadoras.

 

“El ambiente era de mucha alegría y entusiasmo porque hemos dado un paso decisivo: dar una expresión organizada al descontento y la crítica de miles de sindicalistas a la deriva de la actual dirección confederal y del conjunto de las federaciones que siguen su modelo de pacto social y sumisión al gobierno y la patronal. Dos días de debate y acuerdos para lanzar una gran convocatoria a todos los afiliados y delegados para recuperar nuestras CCOO al sindicalismo combativo, de clase, democrático y asambleario.  Con estas palabras evalúan el Encuentro los organizadores en su página web.

La iniciativa nació a finales de octubre a través un Manifiesto para recoger firmas con el objetivo de recuperar CCOO de las manos de la burocracia sindical, cuyas principales consignas son “¡Basta de paz social y desmovilización! ¡Fuera los arribistas y los corruptos de CCOO!” y la exigencia de la dimisión del secretario general, Ignacio Fernández Toxo, y de toda su ejecutiva confederal.

El encuentro, tenía el objetivo de debatir y extender la iniciativa Ganemos CCOO, a partir de un documento con “Diez propuestas para recuperar CCOO para un sindicalismo combativo, de clase y democrático”.

 

Durante las dos jornadas de debate estuvieron presentes afiliados y delegados del metal, de astilleros, de la construcción, de sanidad, de enseñanza, de administración pública, de justicia, de administración local, del campo, de la hostelería, del comercio, de las nuevas tecnologías, comunicaciones, atención a la dependencia, cultura, química, entre otros

Antonio García Sinde, miembro del comité de empresa IBM GSE (Madrid) y promotor de la iniciativa, sostuvo al dar comienzo al Encuentro, que “el modelo de la dirección de CCOO está muerto” y que es necesario impulsar un “gran movimiento que renueve el sindicato, recupere su carácter socio-político y retorne a sus raíces originales”.

Entre los principales promotores de la iniciativa se destacan sindicalistas de tradición dentro de CCOO, como Xaquín García Sinde, miembro de la Comisión Ejecutiva del Metal de Galicia y del comité de los Astilleros Navantia de Ferrol; Antonio Ruiz Martos, presidente del comité de empresa de aceites Sovena de Sevilla; Esteban Manuel Barreto, presidente del comité de empresa de la Fundación Nuestra Señora del Camino de Madrid; Carlos Pineda, presidente del comité de empresa de LUVATA y miembro de la Federación de Industria de CCOO de Guadalajara; Alejandro Fernández, miembro del Consejo de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, del sector Correos de Asturias y el propio Antonio García, len su mayoría organizados en el periódicoEl Militante.

Xaquín García Sinde, quien ha sufrido la persecución política de los servicios de inteligencia españoles (CNI – Centro Nacional de Inteligencia), aseguró en la apertura del Encuentro que “los sindicatos sólo aparecen para hacerse fotos con Rajoy” y que han hecho “dejación de su responsabilidad por activa y por pasiva, dándole un balón de oxígeno político al gobierno”.

En su discurso, García Sinde sostuvo que a pesar de la “brutal ofensiva antiobrera” del gobierno y las patronales, se está produciendo “un cambio en el ambiente social y en el movimiento obrero” y reivindicó las principales luchas del último período, como las de la limpieza viaria de Madrid, la de Panrico en Santa Perpetua y la de Coca-Cola en Fuenlabrada.

“La firmeza que no hay en las direcciones están en las bases” y la experiencia de “coordinación entre Coca-Cola y Panrico son ejemplos de desborde de la burocracia”, agregó el dirigente de los combativos astilleros Navantia.

García Sinde denunció la responsabilidad política del sindicato en elescándalo de las tarjetas “b” de Bankia –en el cual varios directivos de CCOO se vieron implicados- y aseguró que “en el sindicato hay más tarjetas”

“El sector crítico fracasó porque se autolimitó a los proceso congresuales. No queremos un lobby de presión para negociar puestos en el congreso confederal”, aseguró García Sinde, sino “construir una corriente desde la base, para dar impulso a la lucha, la solidaridad y recuperar el sindicato”.

“Queremos dirigentes que sean inequívocamente de izquierdas” y que esa es una de las diferencias entre ser una asociación de trabajadores o un sindicato de clase (…) No queremos un sindicato que no sea “ni de derechas ni de izquierdas”, sostuvo al finalizar y dar paso a los turnos de palabras y el debate de los documentos y resoluciones.

Las luchas de Panrico y Coca Cola presentes en el Encuentro

Decenas de afiliados de diferentes sectores hicieron uso de la palabra durante el Encuentro. Entre ellos, trabajadores y trabajadoras de Navantia Ferrol y Cadiz, de la Sanidad, de la Federación de Enseñanza de Madrid, de la construcción de Asturias, de la Hostelería de Barcelona y Canarias, de Correos, del Metal y otros sectores. También el Sindicato de Estudiantes dio un saludo al Encuentro.

Así como luchadores de tradición, como Ignacio Ramos, militante comunista y uno de los fundadores del sindicato en hostelería en Madrid. También estuvieron presentes Miguel “Aceituno”, abogado de CCOO que fue expulsado del Partido Comunista por oponerse a la orientación “eurocomunista” de Santiago Carrillo de pactar con la Monarquía y el régimen franquista en retirada y “controlar la calle” en la Transición, y Antonio Liz, militante, historiador y trabajador durante años en la hostelería, y actualmente miembro del Círculo Podemos Trabajadorxs de Madrid que apoyó públicamente la iniciativa. Varias intervenciones impactaron a los presentes, especialmente las de los trabajadores de Coca-Cola de Fuenlabrada (Madrid) y de Panrico de Santa Perpetua de la Moguda (Barcelona), en representación de las fábricas que protagonizaron las dos huelgas más largas e importantes de los últimos años. Nada más subir a la mesa de intervención, Alberto Pérez Mayoral, trabajador y delegado de CCOO de Coca-Cola en Fuenlabrada, el público estalló en aplausos y comenzó a corear ¡Sí se puede!, así como el famoso ¡Panrico y CocaCola, la lucha es una sola!, lema con el que identifica la hermandad en la lucha de ambos conflictos. Pérez Mayoral reivindicó la lucha de los “espartanos” de Coca Cola, la unidad con los trabajadores de Panrico y denunció a la Federación Estatal de Agroalimentaria de CCOO y a su secretario general, “Jesús Villar, conocido como ‘el gerente de la Compañía Coca-Cola’ y a la vez, Secretario General de la Federación Estatal, corrupto por naturaleza, él y todo su equipo, que no sólo ha intentado traicionar nuestra lucha, sino ponerse de lado de la patronal en cada momento”, tras lo cual pidió incluir en la resolución de apoyo del Encuentro a la lucha de Coca Cola la denuncia del rol jugado por la Federación.

Pérez Mayoral aseguró que habrán más encuentros y culminó entre aplausos con un “vivan las comisiones obreras, viva la lucha de la clase obrera, viva siempre la unidad para conquistar y reconquistar nuestros derechos que nos han quitado (…) No a ese pacto social, unámonos en esa lucha con todos los colectivos posible… y Ganemos CCOO”.

José Luis Molina, trabajador despedido de Panrico, contó su experiencia tras 8 meses de lucha en Santa Perpetua en los que, aseguró, “CCOO me ha fallado, pero por eso considero que no podemos estar en manos de corruptos, inmovilistas, pegados al sillón (…) gente que lleva 35 años sin trabajar, infundiendo miedo a los propios trabajadores”. En base a su experiencia, defendió que “la asamblea soberana de trabajadores pueda actuar cuando el comité elegidos por ellos mismos no tome el rumbo que estaba pensado”.

“Hemos aprendido de la experiencia de las fabricas ocupadas en Argentina, como Donneley y Zanon, donde los cargos electos duran dos o tres años, pero cuando terminan su mandato los dirigentes vuelven a su puesto de trabajo” y “así debería ser en nuestro sindicato”, agregó.

Molina culminó diciendo que “hemos tenido la suerte de contar con [los trabajadores de] Coca-cola (…) ellos nos han enseñado a hacer ruido” e hizo una mención especial “a las mujeres de Panrico, que han sido una verdaderas guerreras”.

Recientemente, una veintena de trabajadoras y trabajadores de Panricose sumaron con su firma a la iniciativa de Ganemos CCOO y han comenzado a debatir cómo construir un nuevo sindicalismo combativo, de base y democrático.

También se destacó la intervención de Santiago Lupe, joven trabajador, afiliado de la hostelería y militante del grupo Clase contra Clase, quien afirmó que “los sindicatos no son vistos por la juventud trabajadora, como una organización que los defienda” y propuso que desde Ganemos CCOO “se ofrezca una alternativa radicalmente distinta” dirigiendose “a los sectores que la burocracia sindical ni defiende, ni organiza, la juventud trabajadora, las mujeres trabajadoras y los compañeros inmigrantes que son un reservorio de una mano ultra explotada, que se logra en base a leyes de extranjería que los sindicatos no combaten”.

Lupe culminó reivindicando la lucha de Panrico como “una escuela” para todos los luchadores “porque necesitamos una recuperación del sindicato basada en la lucha de clases”.

Tal como dice el documento de convocatoria, el objetivo de esta iniciativa es “dar una expresión organizada al descontento y la crítica de miles de sindicalistas a la deriva de la actual dirección confederal y del conjunto de las federaciones que siguen su modelo de pacto social y sumisión al gobierno y la patronal.” A tal fin el Encuentro debatió y aprobó diez medidas propuestas por el grupo promotor, a las que se incorporaron algunas enmiendas propuestas en distintas intervenciones.

Al finalizar el Encuentro, Xaquín García Sinde, afirmó que “Después de esta reunión comienza la tarea, hay que llevar las conclusiones a los centros de trabajo y realizar actos públicos en todos los territorios para que todo el mundo se entere de lo que significa Ganemos CCOO”.

Y ya en el cierre de la jornada, llamó al público a “permanecer en el sindicato” frente a los ataques que vendrán de la burocracia y a confiar en que, a pesar de las dificultades, es posible recuperar el sindicato. “Solo hay dos cosas imposibles en esta vida, resucitar a los muertos y evitar el paso del tiempo. Todo lo demás es posible a condición de no resignarse”, culminó entre aplausos.

El acto finalizó con todos los participantes cantando a viva voz la Internacional, himno internacional de la clase trabajadora. A casi dos meses de su lanzamiento, más de 1.000 afiliados y afiliadas de CCOO en todo el Estado ya han apoyado al manifiesto con su firma.

Cynthia Lub

About Cynthia Lub

Cynthia Lub | @LubCynthia :: Barcelona