Vente pa’ Alemania, Pepe (o el drama de la juventud española)

Recientemente ha salido un informe confirmando que seis de cada diez jóvenes del Estado español se ven obligados a emigrar a otros países de Europa para asegurase un mejor futuro laboral.

El informe, hecho a través de una macroencuesta a jóvenes de Reino Unido, Alemania, Holanda, Italia, República Checa y Estado español, revela que un 58% de los jóvenes del Estado español encuestados de entre 18 y 30 años creen que deberán emigrar en busca de trabajo. Y tres de cada cuatro consideran que hay mayores oportunidades en el resto de Europa.

La juventud del Estado español junto a la de Italia es la que presenta mayores rasgos de pesimismo respecto a la inserción en el mercado laboral con un 49% y un 41% respectivamente. Sobre este aspecto, el informe arroja un dato demoledor, tan solo un 29% de los jóvenes del Estado español esperan tener una vida mejor que la generación de sus padres.

Estos datos recuerdan a la “España franquista” de los años cuarenta y cincuenta, cuando se produjeron grandes movimientos de migración hacia el norte de Europa para encontrar mejores oportunidades laborales. En esos años el Estado español bajo el franquismo estaba sometido a unas políticas económicas con un fuerte carácter autárquico, además de una gran devaluación de los salarios; lo que imposibilitaba a las familias mantener unas mínimas condiciones de vida. Películas como “Vente para Alemania Pepe” o “Un Franco, catorce pesetas” dan cuenta del drama vivido por miles de familias.

Este drama está en visos de volver a ser parte del presente y sin duda la principal arma que ha impulsado el Gobierno del PP junto a la patronal para aplicar un brutal retroceso de más de sesenta años en nivel vida, es la Reforma Laboral de 2012.

Mucho se ha escrito sobre el profundo impacto que ha provocado la Reforma Laboral sobre la clase trabajadora, miles de puestos de trabajo destruidos, cientos de ERE’s aplicados, despidos a bajo coste para los empresarios, destrucción de convenios, rebajas salariales y cierres de empresa y deslocalizaciones por fuera de la Unión Europea con mano de obra más barata son los grandes ataques que vienen sufriendo los trabajadores.

Sin embargo es la juventud precaria la que se está llevando los peores golpes. La mayoría de los jóvenes que disponen de un trabajo es temporal y a tiempo parcial. La Reforma Laboral ha profundizado en el cisma que se va generando cada vez más entre los trabajadores con contrato fijo y la gran masa de trabajadores precarios, mayormente juvenil.

Pero más escandaloso es el dato de que más de un 50% de la juventud española está en paro y aquí no acaba el drama, ya que muchos de ellos han agotado ya las prestaciones por desempleo.

Existen otros informes en los que se señala que, debido a la imposibilidad de acceder al mercado laboral y a la alta precariedad, la juventud opta cada vez más por seguir estudiando. No obstante, la realidad es que en los últimos años el incremento de las tasas universitarias -un 66% en 2012- está generando el abandono de miles de estudiantes, perfilando una elitización de la universidad al gusto del Gobierno.

Esta precariedad juvenil impacta también socialmente, pues las condiciones de vida que tienen que soportar los jóvenes son cada vez más miserables. El Gobierno y la patronal, son los principales artífices de que miles de jóvenes decidan emigrar nuevamente a países del norte de Europa, o bien tengan que vivir en un entorno social de desánimo. Y, en el peor de los casos, abocados a un nuevo incremento de la delincuencia juvenil.

Según el Índice Mundial de la Miseria, el Estado español ocupa la primera posición en Europa, cuyo principal factor no es otro que la tasa de desempleo y la alta precariedad.

A todo esto, los jóvenes y los precarios, los parados, los desahuciados, los que cenan en comedores sociales, los que duermen en la calle, tienen que soportar la misma cantinela de hace años del Presidente del Gobierno, esa que dice en palabras textuales: “creo que ya podemos decir, sin temor a equivocarnos, que vamos a pasar del agujero negro de la recesión a un horizonte de recuperación consolidada”. Y que “la Reforma Laboral está detrás de la mejora en el empleo, creciendo a un ritmo muy superior al que se producía en España”.

Pues a colación de esta palabrería, también existe un informe que lo desacredita. Un informe que dice que a partir del año 2033 se podría empezar a recuperar el índice de desempleo que había antes del inicio de la crisis económica. Este el futuro oscuro que se le promete a los jóvenes.

por @ArsenSabate

Arsen Sabaté

About Arsen Sabaté

Arsen Sabaté | @ArsenSabate :: Barcelona