“El golpe fallido fortalece las tendencias reaccionarias del gobierno turco”

Después del fracaso de la intentona golpista de un sector del ejército, el presidente turco Erdogan profundiza sus políticas reaccionarias y represivas contra los trabajadores turcos y el pueblo kurdo.

El golpe de Estado fallido de la noche del 15 al 16 de julio ha estado presente en el corazón de numerosas discusiones que tuvieron lugar el pasado sábado, en el marco de la Universidad de Verano Internacionalista y Revolucionaria de los diarios de la FT en Europa. Los camaradas turcos y Kurdos, que militan en el seno de la Organización Revolucionaria Internacionalista (RIO) de Alemania, han planteado un primer análisis de la situación en Turquía. Desde Izquierda Diario entrevistamos a Baran Serhad, miembro de la dirección de RIO.

¿Cómo han analizado el intento de golpe de estado la pasada noche del viernes al sábado?

“La tentativa de golpe de un sector de la armada turca ha sorprendido a todo el mundo, ante todo es el síntoma de una crisis más profunda que atraviesa el régimen islamoconservador de Erdogan. Después de las primeras horas de gran confusión, la situación se ha ido aclarando progresivamente. Se trata de un sector minoritario de la armada que ha salido de los cuarteles, pero Erdogan ha terminado por retomar el poder.

¿Cuáles han sido las razones del golpe?

“En su comunicado, los militares han acusado al gobierno del AKP y a Erdogan de ser responsables del fracaso político exterior turco. Sin embargo, no han encontrado apoyo alguno, ni a nivel nacional ni a nivel internacional. Al nivel de los sectores de la burguesía turca, incluso las organizaciones patronales más laicas y hostiles a Erdogan han condenado el golpe de Estado. En cuanto a los cancilleres occidentales, no han dudado ni un segundo en condenar el golpe y llamar al ‘restablecimiento del orden constitucional’. El Departamento de Estado norteamericano ha reafirmado, a pesar de las fricciones entre la Casa Blanca y Erdogan, su apoyo al presidente, a instancias de la UE y del gobierno alemán.

Algunos analistas han sugerido, en un primer momento, que Erdogan podría encontrarse detrás del golpe de Estado, o que lo “habría dejado pasar”, para luego instrumentalizarlo por el AKP y fortalecer sus intenciones presidencialistas y bonapartistas.

“Esta es una me hipótesis a tener en cuenta”, responde Barand Serhad, “pero no cambia lo fundamental: la necesidad de definir una posición política independiente frente a estos hechos”.

“Los combates entre la policía, que se posiciona del lado del gobierno, y los militares golpistas, han sido muy violentos y la radio ha sido tomada por los militares, durante dos horas, sin hablar de los vuelos rasantes sobre Estambul o Ankara por parte de la aviación militar. Podemos considerar diferentes causas del golpe, evaluar incluso la posibilidad de un autogolpe de Estado. Pero lo que es seguro, independientemente de una posible manipulación, es que, en última instancia, el golpe permite a Erdogan reforzar el presidencialismo y sus políticas fuertemente reaccionarias.”

“De ahora en adelante, Erdogan tiene todo el terreno libre y ya ha comenzado, anunciando una ‘limpieza’ o ‘caza de brujas’ contra los golpistas, que se trasformará en más políticas represivas contra toda la población, la oposición y el pueblo kurdo”, concluye Baran Serhad.

“Hace falta tener en cuenta el hecho de que el conjunto de las coordenadas políticas y geopolíticas se han trasformado, tanto al nivel interior como al nivel regional. Por ahora, es una de las fracciones reaccionarias, en disputa, la que ha triunfado. Queda saber por cuánto tiempo. Pero para el mundo del trabajo, la juventud y las clases populares de Turquía, sin hablar de los Kurdos, el panorama se oscurece un poco más”.

“Lo que reafirmamos es la necesidad de seguir luchando por una alternativa política independiente para los trabajadores, las mujeres y el pueblo kurdo.”

La Izquierda Diario

About La Izquierda Diario

La Izquierda Diario | @izquierdadiario :: Sitio Web