¿Comienza el despertar de los trabajadores precarios en Francia?

Francia vivió este 9 de marzo una jornada de lucha contra la reforma laboral. Trabajadores y jóvenes en las calles y desde sus asambleas abren nuevos tiempos de lucha de clases.

arton33872-a3b93

Masiva asamblea estudiantil en Paris 8 contra la reforma laboral de Hollande. Foto: Revolution Permanente

En la víspera de la jornada de protesta del 9, el gobierno está muy preocupado por el desarrollo de las huelgas y manifestaciones estudiantiles por el carácter imprevisible y explosivo de estas acciones.El fantasma del CPE golpea no solo al primer ministro sino especialmente al presidente. Si termina de prender la consigna -ya repetida frente a varios gobiernos- que dice “Hollande, estás jodido, la juventud está en la calle”, será liquidada su última oportunidad de competir con alguna chance en las presidenciales de 2017.

El clima general en el país es propicio a una “confluencia” de reivindicaciones. Es por eso que tal vez la sorpresa venga de la movilización de los sindicatos del transporte público, en especial los ferroviarios, en un clima de tensión que no se veía en años y muy superior al último movimiento de huelga en junio de 2014, que podría ser el otro gran riesgo para el gobierno. Como dice un ex presidente del sindicato estudiantil UNEF-ID:”En el año 1986 contra el proyecto de ley Devaquet y en 1995 en contra de la reforma de las jubilaciones, la movilización prendió debido a que, desde el principio, los ferroviarios estaban allí”. Hacía así referencia a dos movimientos sociales que hicieron retroceder a gobiernos de derecha en medio del apogeo de la ofensiva neoliberal en Francia y en el mundo.

Menos visible pero potencialmente más profundo y peligroso para el régimen imperialista francés es la entrada en escena de los trabajadores precarios. Es que el ataque de la reforma laboral toca abiertamente lo cotidiano de la gente. Así, en los atelier de montaje del grupo Peugeot Citroën son los contratados los que están en efervescencia, incitando a los trabajadores efectivos (con CDI, contrato de duración indeterminada) a parar, así ellos también pueden participar de las manifestaciones en distintas ciudades desde el miércoles 9 o pidiendo información a sus representantes sindicales en caso de que se declaren en huelga.

Muchas mujeres obreras que sufren brutalmente la carga del trabajo precario (en CDD, contrato de duración determinada, al fin del cual uno es legalmente despedido) están a la vanguardia. O en las Asambleas de estudiantes, donde el personal de limpieza se acerca a los estudiantes y les dice que ellos van a marchar también este 9 de marzo con la juventud, incluso los que no trabajan ese día. La chispa que enciende su cólera es esa ley laboral que busca echarnos así nomás, según sus palabras.

Ya en las redes sociales los testimonios de la campaña #onvautmieuxqueca (“Valemos más que eso”) adelantaban esta bronca que se acumula contra la precarización del trabajo.

Previamente, desde [Revolution Permanente-http://www.revolutionpermanente.fr/>] (RP) pudimos apreciar esta realidad con los testimonios de las condiciones de trabajo de las cajeras, de los trabajadores y trabajadoras de McDO, de los obreros vitivinícolas, del vidrio, etc. y su enorme impacto entre nuestros lectores.

Éste despertar de los jóvenes trabajadores precarios aún es incipiente pero para nada despreciable. Si este sector de la clase obrera, el que sufre las peores condiciones de trabajo, se pone en movimiento, la movilización puede adquirir una dinámica inédita y explosiva que supere a la oleada de movimientos sociales que sacudieron Francia desde 1986/1995 hasta la derrota de la contrarreforma de las jubilaciones en 2010.

La apuesta de los revolucionarios está en la energía y el espíritu combativo de la joven generación del proletariado, jugándonos por inspirar la confianza en sus propias fuerzas y en su porvenir, que permita con su determinación asegurar los primeros triunfos de la lucha y que estos devuelvan las esperanzas revolucionarias a los mejores elementos de la vieja generación que vienen acumulando derrotas o retrocesos después años, renovando la combatividad del conjunto del proletariado.

Es por todo esto que desde Revolution Permanente seguiremos de cerca todos los indicios que tengamos de esta una nueva generación obrera que si se pone en movimiento puede cambiar la subjetividad del proletariado y de todos los oprimidos de Francia.

Juan Chingo

About Juan Chingo

Juan Chingo | @JuanChingoFT :: Ciudad