Syriza y Podemos, la deriva de “Anticapitalistas” y la experiencia del FIT

Grecia es un laboratorio que está demostrando la utopía de que el capitalismo podría humanizarse bajo la gestión de gobiernos reformistas de “izquierda”. En el Estado español Podemos es su espejo. La deriva de “Anticapitalistas”. La experiencia del FIT.

Grecia y el Estado español son laboratorios del nuevo reformismo. Syriza traicionó en solo siete meses todas sus promesas. Pasó de ser el partido de la “izquierda radical” y “antiausteridad”, a pactar con los nacionalistas de derecha para formar gobierno y hoy a convertirse en el principal instrumento para aplicar los planes de la Unión Europea y el FMI.

El artículo de Claudia Cinatti sobre las razones de la renuncia de Tsipras da cuenta de que su renuncia no era sorpresa. Tsipras ya había amenazado con ello y así lo hizo cuando la ruptura de Syriza demostró ser irreversible. Lo que busca el ex- primer ministro es homogeneizar a Syriza y salir fortalecido para continuar su política de entrega a la Troika.

El presidente del Grupo de Trabajo del Euro, Thomas Wieser, dijo respecto a la convocatoria a elecciones que “Si se ve la situación de Syriza, eran un paso que se podía esperar, y para algunos incluso uno deseable para tener una configuración más clara del Gobierno griego”. También el presidente del eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, sostuvo que la intención de Tsipras es lograr un “Ejecutivo estable” que continúe la senda de ajustes en Grecia. Los líderes de la CE también esperan que Tsipras forme una mayoría sin “disidentes” y así tener un mandato más fuerte para llevar a cabo los planes y ajustes contra la clase trabajadora, a cambio de un “rescate” de hasta 86.000 millones de euros de sus socios hasta 2018.

Todo esto hizo Syriza en sólo siete meses. Podemos también fue rápido en su giro hacia una formación cada vez más parecida a los “partidos de la casta” antes de llegar al gobierno, si es que llega.

El pasado viernes, el secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón, salió rápidamente a dar su apoyo a Tsipras alabando su “lección de coraje, responsabilidad y de confianza en su pueblo” al convocar elecciones. Agregó que mantiene “simpatías y relación de fraternidad con quienes se han atrevido con una política valiente en defensa de la soberanía popular”.

Pero ¿Qué defiende Podemos? Errejón en sus declaraciones denunció que el memorando que acompaña al tercer rescate a Grecia es “un intento de golpe de Estado financiero”, por un lado. Por el otro, respaldó que Tsipras lo haya aceptado ya que en su opinión “ha marcado las diferencias entre quien gobierna al servicio de su pueblo o de los privilegiados” defendiendo su reforma fiscal “para que paguen más quienes más tienen” o los “planes de rescate ciudadano”. Errejón ya había dicho, al poco tiempo de que Tsipras firmara el nuevo acuerdo, que España debía cobrar su parte proporcional de deuda griega y que él votaría a favor del rescate en el parlamento español.

Para Podemos es un plan de “rescate ciudadano” los 26.000 millones que los representantes de los acreedores acaban de liberar en el primer tramo del “tercer rescate”, de los cuales 13.000 ya están gastados en repagar a los mismos acreedores y recapitalizar a los bancos golpeados financieramente tras el “corralito”.

Podemos celebra, igual que los líderes de la CE tras su chantaje a Grecia, lo que Tsipras quiere vender como un “logro”: evitar un catastrófico default. Sin embargo, detrás de este “plan de rescate” devienen medidas terribles para las clases trabajadoras y populares: aumento del IVA, despidos, privatizaciones, entre otras.

Por su parte, Juan Carlos Monedero, el espíritu “crítico” de Podemos, reconoció que no le “emociona” el adelanto electoral de Tsipras, ya que está “invitando a la ciudadanía a votar en un escenario de la resignación”. Y respecto a las decisiones de Tsipras frente al Eurogrupo sentenció que “ha cometido un error y es que no puede ir a matar dragones con un cazamariposas”.

Esto último es una gran verdad, aunque Podemos se plantea hacer lo mismo y ante esto Monedero, calla y otorga. Errejón planteó una política de “Tres reformas: Modificar el BCE que lo acerque a la Reserva Federal norteamericana y que lo ponga en la senda de ser un banco central para las políticas de crecimiento y para las políticas de generación de empleo. Afrontar políticas de inversión y que saquen del callejón sin salida de la austeridad, establecer unos programas de pago de las deudas que estén acompasados de unas políticas de crecimiento”, dijo Errejón en su conferencia de prensa ante la crisis griega el pasado viernes.

Matar dragones con un cazamariposas es imposible. Pero lo es aún más intentar reformar el BCE para “políticas de crecimiento” o un tipo de salida “obamista” o neokeynesiana a la grave crisis social. Grecia demuestra, entre otras utopías reformistas, que la reestructuración de la deuda no puede ir “acompasada de políticas de crecimiento”. Podemos defiende a Syriza y todo su programa, a seguir en el Estado español.

“En Grecia tenemos gobernantes que cuando se encuentran en un tope por las políticas de chantaje, vuelven a consultar a su pueblo, es decir, le piden permiso”, dijo Iñigo Errejón. “Lección democrática a Europa”, declaró Pablo Iglesias en Twitter.

Lo mismo había dicho Podemos respecto al referéndum del 5 de julio y el voto “NO”. Sin embargo, el objetivo de Syriza fue presentar el voto “NO” para mejorar su posición en las negociaciones. Pero la ’Europa del capital’ continuó firme en disciplinar a Grecia y Syriza cedió en todas las líneas rojas. El voto “NO” de los trabajadores y sectores populares duramente castigados por la crisis, del mismo modo que votaron a Syriza para terminar con la austeridad, no había “dado permiso” a Syriza para aplicar los planes de austeridad y recortes que empezó a llevar rápidamente.

La deriva de “Anticapitalistas” y la experiencia del FIT de Argentina

La formación “Anticapitalistas” hizo sus primeras declaraciones durante la VI Universidad de Verano de Anticapitalistas, con la diputada de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, quien dijo, “Me aterroriza el temblor de piernas de Tsipras tras haber conseguido un no claro de la ciudadanía para ser desobedientes a la Troika”. Y agregó que “Tengo miedo de que eso nos pase a nosotros. Para evitarlo sigue siendo necesaria la solidaridad con Grecia y la compartición de estrategias”.

Por su parte, el diputado de Podemos de la Asamblea de Madrid y militante de Anticapitalistas, Raúl Camargo, en una entrevista, después de reivindicar a Syriza como una formación que “demuestra” que en Europa puede haber “otra política”, justificó a Tsipras con el argumento de que, “mediante un chantaje y mediante presiones inaceptables finalmente se ha tenido que optar por otra política” que según Camargo “no es la adecuada”.

Y aseguró que “en todo caso los militantes de Syriza y el pueblo griego deberán decidir el tipo de política que se tiene que aplicar ahora”, motivo por el cual apoyan a Tsipras en su llamado a elecciones anticipadas. Así lo hicieron con el referéndum por el NO, totalmente acríticos.

El miedo de Rodríguez a que el “temblor de piernas de Syriza” ante la troika se refleje en Podemos es legítimo. Sobre todo porque Anticapitalistas, organización disuelta en Podemos, continúa con su “compartición de estrategias” con Syriza; cuestión que esta organización no ha cuestionado nunca, ni siquiera después de que Syriza haya traspasado todas las líneas rojas. Incluso para Camargo, la política para aplicar hoy debe ser volver al programa, ya limitado, de Salónica, un programa abandonado y traicionado hace meses por Syriza, de lo que nada dice.

El gobierno de Tsipras viene demostrando hace meses lo que es hoy: el instrumento más eficaz para implementar todos los planes de la troika. Podemos lo considera un ejemplo de valentía y democracia. Ni Podemos ni Syriza son siquiera los partidos de la “democracia radical” y “anti- austeridad” que prometían en sus discursos. ¿Qué le quedará a la izquierda “anticapitalista” ante tanta claudicación a un reformismo sin reformas?

Es necesaria la movilización de las clase trabajadora y sectores populares, independiente de los gobiernos capitalistas en todas sus variantes. La movilización de los que mayormente votaron a Syriza bajo la promesa de un “gobierno antiajuste”, los que votaron un NO en el 5 de julio a los planes de la UE.

Esa es la única fuerza real que puede derrotar los planes de la troika y el imperialismo alemán. Y de esta manera regenerar una izquierda revolucionaria que no concilie con los enemigos de clase y ayude a superar esta corta experiencia con los gobiernos reformistas sin siquiera reformas que ofrecer.

Pero del otro lado del Océano hay otros laboratorios políticos. Experiencias de una izquierda revolucionaria que se construye bajo una estrategia independiente de los capitalistas y sus partidos, es la del FIT (Frente de Izquierda y los Trabajadores) en general y del PTS (Partido de los Trabajadores de Argentina) en particular.

Como plantea un artículo de Jimena Vergara sobre el debate del ascenso del FIT, luego del resultado en las elecciones del 9 de agosto celebradas en Argentina en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), el fortalecimiento electoral del FIT y del PTS manteniendo la independencia política de los trabajadores frente a los partidos patronales, demuestra que acompañar la experiencia de las masas, no significa obligatoriamente alimentar las ilusiones creadas por las mediaciones reformistas o conformar proyectos de partidos amplios sin delimitación clara de independencia de clase.

Sino que es necesario combatirlas en cada uno de sus pasos para demostrar que al capitalismo hay que derrotarlo. Y así prepararse para confluir con aquellos sectores que “avanzan” rápido tras experiencias de derrotas y traiciones de sus direcciones reformistas.

La lista ganadora, agrupada bajo el lema “Renovar y fortalecer el frente”, encabezada por Nicolás Del Caño y Myriam Bregman, estaba conformada además de la militancia del PTS, por trabajadores y cientos de activistas, protagonistas de luchas durísimas como Lear, Madygraf hoy bajo control obrero, Kraft, Zanon y cientos de fábricas y centros de trabajo. Por gran cantidad de jóvenes precarios, activistas de derechos humanos y también por un 60% de mujeres. Estos sectores pudieron tener su expresión política en el parlamento, pero para demostrar que a los capitalistas y sus planes de ajuste se los derrota, no se concilia, con la lucha y la movilización independiente en las calles.

Cynthia Lub

About Cynthia Lub

Cynthia Lub | @LubCynthia :: Barcelona