Tsipras ofrece nuevas concesiones esperando pronto acuerdo con la Troika

Tsipras aseguró este martes que su gobierno presentó un programa de reformas en el que han realizado concesiones y que ahora espera la decisión de los líderes Europeos para alcanzar un acuerdo. Este miércoles la Troika presenta una contraoferta.

“Grecia ha presentado propuestas concretas en las que hemos hecho concesiones, como es normal en una negociación, pero hemos presentado un plan realista para sacar al país de la crisis” dijo Tsipras.

Las negociaciones entre el gobierno de Grecia y las instituciones de la Troika ya llevan 5 meses, en los que Syriza ha realizado importantes concesiones con el objetivo de alcanzar un acuerdo y destrabar el financiamiento de parte de la UE, para poder seguir afrontando nuevos pagos de la deuda.

Durante estos 5 meses, la Troika se ha mostrado inflexible, manteniendo los chantajes y el ultimátum sobre el pueblo griego.

El acuerdo del 20 de febrero significó una claudicación de parte del gobierno. Al firmar la prórroga del plan de rescate y aceptar la imposición de no tomar ninguna “medida unilateral”, dejó de lado lo que era una de las principales aspiraciones de los trabajadores y sectores populares que votaron a Syriza, que era romper con las políticas de la Troika.

Después de años de pagar la crisis con despidos masivos, desempleo y precariedad, millones de trabajadores votaron a Syriza con ilusiones de recuperar el salario, el trabajo y la vivienda.

Sin embargo, esta semana Tsipras ya advirtió la población tiene que prepararse para “tiempos difíciles” una vez concluya la negociación.

“El día siguiente, tras el final de la negociación, habrá dificultades, pero lo que pide el pueblo al Gobierno es hacerles frente en condiciones de justicia y de igualdad”, aseguró Tsipras.

Aun así, Tsipras se mostró –nuevamente- “optimista” sobre la posibilidad de conseguir un “buen final” en las conversaciones. Este fin de semana tuvo conferencias telefónicas con François Hollande y Ángela Merkel. Y el lunes se reunieron en Berlín los mandatarios de Francia y Alemania junto a representantes de la Troika (BCE, CE, FMI) para discutir una nueva propuesta para Grecia.

El tema de la reforma de las pensiones y del mercado laboral vienen siendo las cuestiones más problemáticas para cerrar las negociaciones, ante las presiones de la Troika por avanzar en recortes y liquidación de los convenios.

En la cuestión de las pensiones parece que se habría llegado a un acuerdo (que no es público todavía), mientras que en otros temas como el sistema de recaudación del impuesto sobre el valor añadido (IVA), Tsipras ya había aceptado algunas de las exigencias de las instituciones europeas.

El ministro griego del Interior, Nikos Vutsis, dijo el sábado en una entrevista televisiva que el acuerdo se podría firmar estos días y que implicará postergar por largo tiempo varias de las promesas electorales de Syriza.

“Algunas partes de nuestro programa podrían ser retrasadas seis meses o tal vez un año”, dijo Vutsis.

El objetivo de Atenas es lograr el desembolso de los 7.200 millones de euros del rescate, o al menos una parte, para poder iniciar las negociaciones “grandes” donde pretende conseguir una reestructuración de la deuda y ayudas europeas.

Grecia tiene que pagar este viernes 300 millones de euros al FMI y antes de fin de mes tiene que devolver en total unos de 1.600 millones.

Estos días se contemplaba la posibilidad de que Grecia unifique todos sus pagos a fin de mes, saltándose el de este viernes, en el marco de un acuerdo con la Troika. La semana pasada, desde el FMI habían desmentido esa posibilidad, mientras seguían presionando por el recorte de las pensiones.

“Si un país falla a la hora de pagar sus compromisos, es declarado en mora, y bajo nuestra política no tiene acceso a financiación hasta que cumple”, dijo William Murray, portavoz adjunto del FMI.

De acuerdo al Wall Street Journal, este miércoles los acreedores presentarán un nuevo acuerdo de rescate a Grecia, un “acuerdo de tómalo o déjalo”, que busca romper el estancamiento de las negociaciones, pero que “corre el riesgo de llevar a una crisis política o incluso al colapso del gobierno de Atenas”.

Como muestran las propias declaraciones de Tsipras y sus ministros, la posibilidad de un “acuerdo” se basa en las concesiones a la Troika y la postergación del programa electoral de Syriza.

En estos meses, el gobierno de Atenas ya ha realizado varios pagos millonarios al FMI, haciendo uso de las reservas de los ayuntamientos y organismos públicos, mientras siguen congelados los salarios y pensiones.

Para poder resolver las demandas más sentidas de los trabajadores y el pueblo griego es necesario retomar el camino de la movilización obrera y popular, con una política independiente del gobierno, que coloque el no pago de la deuda y un programa obrero y popular de salida a la crisis como una cuestión de urgencia.

Josefina Martinez

About Josefina Martinez

Josefina Martínez | @josefinamar14 :: Madrid