La Europa del capital y el referéndum griego

La Troika lanzó una agresiva campaña por el SI en el referéndum griego. Quieren imponer que nadie se anime a cuestionar sus planes de austeridad y recortes. Tsipras anunció que un triunfo del NO le permitirá una “mejor posición” para retomar las negociaciones con la Troika.

Desde el Eurogrupo quieren convertir el referéndum del domingo en un SI o NO a la pertenencia de Grecia a la zona Euro, amenazando con el fantasma del Grexit y el “caos” económico.

Mientas que Tsipras propone decir NO a la propuesta del 25 de junio, con el objetivo de retomar las negociaciones con la Troika para llegar a un acuerdo “viable.” El lunes por la noche dijo que si ganaba el SI podría convocar a elecciones anticipadas.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker declaró este lunes que “un ’no’ querría decir que Grecia dice no a Europa”, mientras que achacó al gobierno griego la responsabilidad por haber roto las negociaciones, el pasado sábado. “Hemos movido montañas hasta el último minuto, cuando las autoridades griegas cerraron la puerta”, aseguró.

Con total prepotencia imperialista, dijo que los ciudadanos griegos deberían votar SI en el referéndum del próximo domingo, “sin importar cuál sea la pregunta.” “Todo el planeta considerará que un NO griego a la cuestión que se les plantee significará que Grecia toma sus distancias respeto a la eurozona y a Europa”.

Juncker acusó al gobierno griego de mentir sobre las propuestas de la Troika: “El Gobierno griego conoce todos estos elementos y sería recomendable que dijera la verdad a los ciudadanos griegos en lugar de simplificar su posición en un ’no’ para el referéndum”.

A la campaña reaccionaria de Juncker se sumaron otras voces desde el Eurogrupo. Matteo Renzi dijo en un tuit que el referéndum no era un enfrentamiento ente la Comisión Europea y Tsipras, sino entre el Euro y el dracma. De este modo se sumaba a la campaña para aterrorizar al pueblo griego, amenazando con el “caos” que puede suceder a una salida del Euro y la devaluación de la moneda griega.

Renzi, recordemos, fue uno de los mandatarios que Tsipras visitó en su primera gira europea, generando expectativas de que junto con Hollande podía ser un apoyo en la UE para enfrentar a Alemania y frenar la austeridad. Nada más equivocado. El representante italiano en el Eurogrupo del sábado no aceptó extender el rescate ni por una semana, subiendo así la intensidad del chantaje sobre Grecia e imponiendo de hecho el cierre de los bancos desde el lunes.

Hollande repitió la misma letra: “El pueblo griego tiene el derecho de decir qué quiere para su futuro. Se trata de saber si los griegos quieren quedarse en la Eurozona o asumir el riesgo de irse.”

La canciller Ángela Merkel y su vicecanciller y ministro de economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, compartieron una conferencia de prensa donde sumaron su voz la campaña del Eurogrupo. Gabriel dijo que un triunfo del NO “será una clara decisión en contra de la permanencia en la eurozona” y condicionó la posibilidad de retomar las negociaciones la semana próxima a un triunfo del SI. Merkel, también dijo que si el gobierno griego quería retomar las negociaciones después del referéndum, “no nos vamos a negar a ello”.

Según informaron varios medios, Estados Unidos presionó este fin de semana a Alemania y FRancia para que intentaran llegar a un acuerdo que impidiera una salida de Grecia del Euro.

“Hemos visto contundentes declaraciones tanto de los líderes de Grecia como de los países de la zona euro reiterando su visión de que Grecia debería seguir siendo parte de la unión monetaria europea”, afirmó el portavoz de la Casa Blanca. “Y esperamos que todas las partes continúen actuando con ese espíritu”, agregó.

Esta posición supuestamente “equidistante” de Estado Unidos, queadelantó el economista norteamericano Larry Summers hace unos días, presiona por un acuerdo pero sobre la base de recortes y ajustes para los trabajadores y el pueblo griego.

Enfrentar a la Troika, desarrollar la movilización

Tsipras llama a votar NO, diciendo que así gana “la democracia” en Grecia, para enfrentar los “chantajes”. Pero al mismo tiempo aseguró que el triunfo del NO lo usará para obtener una mejor posición en las negociaciones y llegar a un acuerdo “viable”. “Estaremos listos para llegar a un acuerdo sostenible”, dijo desde su cuenta de twitter.

El lunes pasado, el gobierno griego presentó un plan de reformas donde aceptaba recortes en pensiones, subidas de impuestos, continuar con las privatizaciones y congelar el gasto público. Tsipras dijo entonces que ese era un “acuerdo sostenible”. Este es plan al que pretende “volver” el gobierno griego, lo que ya era una enormecapitulación a las exigencias de la Troika.

El repudio a la Troika seguramente se expresará masivamente entre los votantes del NO, así como también entre otros sectores que opinan que el referéndum es una trampa que legitimará las concesiones ya realizadas por el gobierno.

Lo fundamental, en este momento crítico, es si ese enorme repudio a la Troika y las imposiciones imperialistas de la UE logra transformarse en una fuerza social capaz de retomar la movilización en las calles, los lugares de trabajo y estudio. Para poder imponer un verdadero NO a la Troika, que debería ser un NO al pago de la deuda, un NO a las concesiones del gobierno, un NO a seguir pagando la crisis capitalista. Retomar el camino de las huelgas generales y la movilización en las calles, para luchar por imponer un programa de emergencia, que partiendo de romper con la Troika, sus “rescates” e imposiciones, incluya la recuperación del salario y las pensiones, la nacionalización de la banca bajo control obrero y un programa anticapitalista de salida a la crisis.

Josefina Martinez

About Josefina Martinez

Josefina Martínez | @josefinamar14 :: Madrid