Comienza fuerte huelga indefinida de los jardineros de Madrid Rio

Los trabajadores y trabajadoras del servicio de jardinería en el parque de Madrid Río iniciaron este lunes una huelga indefinida contra el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la empresa UTE, nueva concesionaria del servicio. La empresa, que se hizo cargo del servicio el 1º de diciembre con un contrato un 30% inferior al de la empresa anterior, pretende imponer 127 despidos (más de la mitad de la plantilla).

6 de la mañana. Un día frío en Madrid, aunque pronto la jornada se vuelve más cálida. Frente a la entrada de las oficinas de Madrid Rio, en el Cantón Nudo Sur, varias decenas de trabajadores se reúnen en el inicio de una huelga indefinida contra el plan de la nueva concesionaria del servicio de despedir a más de la mitad de la plantilla. Lo mismo sucede en otros cantones. Una fogata con los restos de un desvencijado mueble de IKEA abandonado por sus antiguos dueños, concentra múltiples manos frías y curtidas, toda una metáfora del calor de la lucha.

Pero los trabajadores no están solos. Junto con ellos hay otros trabajadores en lucha y activistas políticos y sociales “haciendo el aguante”. Entre ellos, se destaca un nutrido contingente detrabajadores de Coca Cola Fuenlabrada, en lucha hace 10 meses contra los despidos masivos que busca imponer la embotelladora de las marca de refrescos en el Estado español, junto con representantes de la CGT, CNT, delegados solidarios afiliados a CCOO y UGT en distintas empresas y miembros de colectivos sociales y políticos.

Solo un puñado de trabajadores, no más de 5 o 6, ingresan a prestar servicio, a pesar del piquete que bloqueaba la entrada. Los trabajadores esperan “que lo piensen y mañana depongan su actitud”, pero son conscientes de que a pesar de esto el inicio de la huelga fue un éxito.

Los puestos de trabajo, variable de ajuste del Ayuntamiento de Madrid

Los trabajadores de Madrid Rio se encargan del mantenimiento de una zona peatonal y de recreo, construida entre los años 2006 a 2011, en los dos márgenes del río Manzanares, sobre el trazado soterrado de la autopista M30 en Madrid. Un espacio de más de 120 hectáreas, hasta ahora mantenido por 238 trabajadores.

La nueva empresa cocesionaria, UTE Parques Singulares, compuesta por las compañías Grupo RAGA y Nitlux, planteó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para más del 50% de la plantilla actual, 127 trabajadores. Y lo hizo a tan sólo 24 horas de haberle sido adjudicado el servicio de mantenimiento de Madrid Río.

“Quieren dejar el servicio con 111 personas para todo el área, unas 50 para el parque. Es inasumible”, denunció Pedro Sales, miembro del comité de huelga y de empresa.

El ataque es un mecanismo habitual cuando se renuevan o renegocian las concesiones de los servicios públicos privatizados en el Ayuntamiento de Madrid, que durante años ha utilizado la reducción de puestos de trabajo como principal variable de ajuste.

El caso más reciente fue el de los barrenderos de Madrid, que fueron a la huelga a fines de 2013, cuando tres de las cuatro concesionarias ganadoras del concurso amenazaran con un ERE de 1.134 personas, tras haber presentado pliegos que rebajaban en más de un 30% el dinero ofrecido por el Gobierno de la alcaldesa Ana Botella.

Dicho conflicto, uno de los más duros vividos en la capital desde hace mucho tiempo, terminó en una derrota parcial para los trabajadores, tras un acuerdo firmado por los sindicatos (UGT, CCOO, CGT, CSIF y USO) que implicó una importante pérdida de conquistas. Esto, a pesar de la ejemplar disposición a la lucha y combatividad de las trabajadoras y trabajadores, y el inmenso apoyo popular que concitó.

En el caso de Madrid Río, la UTE ganó el concurso por el simple hecho de haber presentado un pliego para realizar el trabajo con un presupuesto un 27% más barato de lo que lo estaba haciendo la anterior empresa, concesionaria, Urbaser, hasta el momento.

De hecho, la patronal no oculta que para ellos la plantilla actual está “sobredimensionada” después de que “el anterior adjudicatario ofertara un aumento de 98 operarios, un 64% más de lo estimado oportuno por el Ayuntamiento”, según informa El Mundo.

Y aunque los trabajadores tienen “derecho a subrogación”, es decir, a mantener sus puestos de trabajo aunque deban cambiar de empresa, este derecho rara vez es respetado por las patronales, que o bien plantean EREs apenas se hacen cargo del servicio (como en el caso de UTE) o son contratados al momento del traspaso de la concesión pero al poco tiempo comienzan a despedir a cuentagotas.

En total, la empresa percibirá 111 millones de euros del Ayuntamiento de Madrid por el mantenimiento, durante ocho años, de seis “pulmones verdes” de la capital española, entre los que se encuentran también los parques Juan Carlos I, Lineal del Manzanares y Juan Pablo II.
12 trabajadores que prestaban servicio con el anterior concesionario, Urbaser, no fueron subrogados y hoy se encuentran despedidos. El plan es deshacerse de 127 trabajadores más, para cubrir el mantenimiento de más de ciento veinte hectáreas. Lo que, de imponerse, supondría una brutal flexibilización laboral de los trabajadores, a la vez que degradaría la calidad del mantenimiento del espacio público.

Ante estos cuestionamientos, el Ayuntamiento de Madrid no ha dicho nada en los últimos días. Este lunes, sólo se limitó a decir que vigilarán por “el cumplimiento de los servicios mínimos” mientras dure la huelga.

Unidad, solidaridad y lucha

Tras el inicio de la huelga con piquetes en los cantones, la jornada del lunes continuó con una concentración frente a las oficinas del Ayuntamiento en Madrid Rio, frente al número 49 del Paseo de Yeserías.

Una pancarta con el lema “Ayuntamiento y Raga despiden. Madrid Río en lucha. No ERE. No ERTE. No despidos”, encabezó la movilización de los trabajadores junto a los colectivos solidarios que los acompañaron durante toda la jornada, que culminó en la instalación de un campamento con tiendas de campaña junto al Centro Cultural Casa del Reloj, en el mismo Madrid Río, el cual sin embargo debió ser levantado más tarde por la prohibición de la policía.

El Comité de Huelga denunció irregularidades en los servicios mínimos establecidos por la empresa, en acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid, puesto que el Comité de huelga no tuvo ninguna notificación cuantos trabajadores ni quienes conforman estos servicios.

Pedro Sales, del comité de huelga y de empresa, aseguró que en las negociaciones que comienzan el martes a las 11 horas, no aceptarán ni un solo despido. “Lo que pretenden es dejar el parque con un mínimo de trabajadores y luego contratar empresas que paguen 2,50 euros la hora a sus empleados”, afirmó a la agencia Diso Press.

Los trabajadores también recibieron el apoyo de representantes políticos como Antonio Miguel Carmona, candidato por el PSOE a la alcaldía de la ciudad, y Raquel López, concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, quienes fueron interpelados por los trabajadores con la exigencia de que se comprometan a remunicipalizar los servicios públicos si llegan al poder.

Jorge Aranda, miembro de Podemos Sanidad, también presente durante la jornada, afirmó que “la única solución es la remunicipalización, ya que las empresas sólo quieren ganar dinero”.

Una asamblea realizada a las 5 de la tarde decidió continuar la huelga mientras haya despidos sobre la mesa. El martes continuarán los piquetes y por la tarde, los trabajadores marcharan por las calles de Madrid junto a los trabajadores de Coca Cola Fuenlabrada.

El lema de “Panrico y Coca Cola, la lucha es una sola”, que se transformó en un emblema de lucha y solidaridad entre los “espartanos” de Fuenlabrada -como han sido bautizados- y los trabajadores de Panrico Santa Perpetua que llevaron adelante una heroica huelga de 8 meses, ha dado lugar ahora al “Madrid Rio y Coca Cola, la lucha es una sola”. Un nuevo ejemplo de unidad y coordinación que promete extenderse.

 

Clara Mallo

About Clara Mallo

Clase contra Clase | @ClaraMallo :: Madrid