La “Mala Educación” de la Iglesia católica española

El film de Almodóvar, ambientado en los años ochenta en Madrid, no era cine de ficción. Con una música melancólica entre violines y voces infantiles, cuenta la enrevesada historia entre Enrique, un famoso director de cine, y quien decía ser su compañero de colegio y primer amor “Ignacio”, que inesperadamente visitó al director en su búsqueda de trabajo. Ignacio quería llamarse Ángel y había escrito una historia sobre ambos, su vida en el colegio religioso en la que se describían los abusos físicos y sexuales que sufrieron por parte del padre Manolo.

Una historia, o una de las tantas que todo el mundo sabe o conoce de un amigo cercano desde siempre. Pero de lo que nadie habla. Mientras aumentan las cifras de pederastia y abusos sexuales a niños y jóvenes en el Estado español, nada se sabe oficialmente ni en los medios de comunicación, sobre las cifras de estos casos dentro de los centros religiosos. Nunca se ha visto juzgado un sacerdote o un arzobispo.

Hoy “se descubre” el caso de Daniel, uno de los tantos jóvenes que han sufrido abusos sexuales y violaciones en un colegio católico del Estado español durante toda su juventud, desde los 12 hasta los 18 años. Esta fue la educación que recibió Daniel. Después de cada clase de matemáticas, lengua o literatura los sacerdotes abusaban sexualmente de él y de forma continuada, en el colegio y en otras instalaciones vinculadas a los religiosos. Esto según las investigaciones que, como mínimo, incluyen a doce implicados entre los curas de la Archidiócesis de Granada y otros laicos.

Tuvo que pasar más de un mes desde que hizo la denuncia para que se destapara su caso, después de haber presionado hasta al papa Francisco. La Santa Sede se vio obligada a intervenir en el arzobispado de Granada utilizando el “marketing” de su nuevo Papa “progresista”, con la intensión de lavarle la cara a una de las instituciones más reaccionarias del mundo: la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Su dramática denuncia y revelación estuvo motivada no sólo por la angustia sufrida durante toda su vida. Sino porque temía que sigan sufriendo el mismo “santo calvario” otros jóvenes. Además Daniel no se conformó con que acusaran sólo a tres de los pecadores sacerdotes. Y porque todo esto que ocurría en silencio en las oscuras habitaciones de un colegio religioso en Granada, era sabido por unos encubridores del pecado, aquellos que sabían muy bien lo que estaba sucediendo. Según las pesquisas, éstos en algunos casos fueron cómplices y hasta dormían al lado de la habitación en la que se produjeron algunos de los graves ataques sexuales.

La vida terrenal de los santos evangelios en la Iglesia Católica española se cobra 158,4 millones de euros anuales para la Iglesia católica. Se trata de una Ley que determina una liquidación provisional todos los años, que luego se regularizaría y en el caso de que la Iglesia recibiera más dinero del que le han concedido los contribuyentes, deberá devolvérselo al Estado y viceversa. Es así el plan diseñado en el 2013 en el que se calculaba que el Estado debía entregar —como adelanto para el 2014— mensualmente a la Iglesia Católica 13,27 millones de euros durante 2014, lo que equivale a 158,4 millones de euros anuales. Esto como anticipo del dinero que previsiblemente le entregarán los contribuyentes que marquen la casilla de la Iglesia del IRPF por la que otorgan el 0,7 por ciento a la institución; la misma cantidad entregada en 2012 y 2013.

Pero esto no comienza con el gobierno del PP. Ya desde las cuentas de 2007 el Gobierno del PSOE fijó que, desde el 1 de enero de ese año y “con carácter indefinido” y en desarrollo del Acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede sobre Asuntos Económicos (que data de 1979), el Estado destinaría al sostenimiento de la Iglesia Católica el 0,7 % de la cuota íntegra del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de los contribuyentes que así lo decidan.

El discurso del Papa de “tolerancia cero con los abusos y quienes los cometan” no podrán salvar a una institución milenaria que vive del Estado desde la época de la conquista y que ha sido siempre salvada y sostenida por los partidos del Régimen político español. Sólo podemos decir, por los miles de “ángeles” abusados y violados: fuera las sucias manos de los sacerdotes de la educación de los niños y niñas.

Cynthia Lub

About Cynthia Lub

Cynthia Lub | @LubCynthia :: Barcelona