¿Podemos o no podemos parar los desahucios?

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) del barrio madrileño de Vallecas cuestionó la política de vivienda de Ahora Madrid, después de que la concejala de vivienda dijera que desde el Ayuntamiento no se podían parar los desahucios. ¿Podemos o no podemos?

En un comunicado que circuló ampliamente en las redes sociales, la PAH de Vallecas manifestó su malestar por las declaraciones de la nueva concejala de vivienda.

“Ahora Madrid ha empezado con mal pie su política de vivienda, una de las áreas más urgentes e importantes para la población, que el nuevo partido se había marcado como prioridad”.

“Pese a que entre las cinco primeras medidas urgentes de la formación, previstas para ser cumplidas en los 100 primeros días del gobierno, se encuentra la paralización de los desahucios en la ciudad, hoy leemos en el periódico que la concejala de vivienda Marta Higueras afirma que ‘el Ayuntamiento no puede parar los desahucios”.

“Para la ciudadanía esta declaración de intenciones es políticamente inaceptable. Se trata de una cuestión de voluntad y contundencia: los desahucios se paran y los alquileres sociales se consiguen negociando con administraciones, bancos o juzgados”.

El comunicado fue difundido en las redes sociales, como respuesta a las declaraciones de Higueras. Poco después de comenzarse a difundir el comunicado, otras plataformas sumaron su apoyo.

La PAH también cuestionó que la nueva alcaldesa Manuela Carmena se reuniera con los bancos antes que con las plataformas sociales que vienen llevando adelante desde hace años la lucha contra los desahucios.

¿Podemos o no podemos?

“Si hay un juez que te dice que hay que desalojar hay que desalojar, lo que vamos a hacer es paliar esas situaciones… la gente sabrá adónde llamar, qué hacer, van a tener cercanía” (Marta Higueras, concejala de vivienda de Ahora Madrid).

El programa de Ahora Madrid planteaba entre sus principales propuestas la paralización de los desahucios. Sin embargo, apenas llegar al gobierno, Carmena dijo que el programa de Ahora Madrid era tan solo “un conjunto de sugerencias pero que no todas se podían entender como presupuestos de implicación programática activa.”
Tanto Carmena como su concejala de vivienda dijeron que no era posible frenar los desahucios si estos eran ordenados por un juez. Lo que buscarán son “alternativas habitacionales” para las familias, y tratar de evitar los desahucios intermediando entre los jueces y los bancos antes de que se dictamine el desalojo.

Carmena se ha reunido ya con los directores de Bankia, del Banco Santander y del BBVA. Sobre su encuentro con Bankia, comentó que estaban empezando a preparar un acuerdo y que Bankia podría ceder viviendas vacías para ponerlas en alquiler social. Aclaró que aún no se sabía ni cuantas, ni en qué estado estaban, ni cuál sería el monto del alquiler, pero que había visto un “afán de resolver ese problema”, y que salía muy satisfecha de la reunión.

La política de vivienda de Carmena se encuentra con un gran límite, que es su respeto absoluto por la propiedad de los bancos y la legalidad. Su política se limita a tratar de “convencer” a los bancos para que pongan viviendas a disposición del Ayuntamiento.

Pero esto significa, nada más y nada menos, que si un juez dicta un desahucio, esa familia perderá su casa, seguirá cargando con una deuda con el banco (porque no hay dación en pago) y tendrá que pagar un alquiler social. Es decir, que hay un solo ganador, y siguen siendo los bancos.

Los bancos son responsables de la crisis capitalista y también grandes ganadores durante la misma. Después de hacer fabulosos negocios durante el “boom de la construcción”, fueron “rescatados” con dinero público y han expropiado a cientos de miles de familias a las que echaron de sus casas. Hoy tienen en su poder miles de viviendas vacías, mientras hay miles de personas sin casa.

La paralización inmediata de todos los desahucios, la condonación de las deudas hipotecarias para familias de bajos recursos, la expropiación de las viviendas vacías en manos de los bancos para ponerlas a disposición de un parque de alquiler social y la despenalización de la ocupación de viviendas por parte de personas en situación de emergencia, son medidas elementales para resolver el drama social de la vivienda. Pero ninguna de ellas es parte de la política que está dispuesta a llevar a cabo Manuela Carmena.

La lógica de la “gestión” del estado y el respeto a la legalidad vigente, que orienta la política de Ahora Madrid, es a su vez lo que impide transformar las condiciones de vida de las mayorías sociales empobrecidas por la crisis. Al aceptar las reglas del juego establecidas, solo queda resignarse a la miseria de “lo posible”. En estos primeros días de gobierno, Manuela Carmena ya está mostrando los límites de la gestión del Estado capitalista.

La potencialidad del cambio social solo puede venir con el desarrollo de una movilización social independiente del gobierno, basada en la autoorganización de los trabajadores, parados y afectados por los desahucios.

Josefina Martinez

About Josefina Martinez

Josefina Martínez | @josefinamar14 :: Madrid