Una Díada descentralizada e internacional

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) anunció una Díada en 5 ciudades catalanas y la “Setmana catalana al món”. Mientras, las inscripciones por Internet parecen perder fuelle.

La Díada estará descentralizada en cinco ciudades de Catalunya. Berga, Salt, Tarragona, Lleida y Barcelona serán las ciudades que acogerán los actos de la Díada. La marcha del 11S estará dividida en estos cinco lugares. En Barcelona está previsto ocupar el Passeig de Sant Joan y el Passeig de Lluís Companys.

Seguramente la Díada será multitudinaria, aunque es posible que la asistencia sea algo menor que las anteriores. Según la misma ANC las inscripciones para el 11S se han reducido respecto el año anterior.

Al mismo tiempo, la ANC está organizando la “Setmana catalana al món”. Esta iniciativa incluye actos en París, Londres, Zurich, Madrid, Bilbao, Rotterdam y Nueva York, entre el 4 y el 11 de Setiembre. Cada ciudad tendrá una temática concreta y enviará un mensaje a todo el mundo. La idea, según la organización, es hacer visible al resto de países el reclamo catalán.

La ANC está organizando una Díada más pensando en los Gobiernos de la Unión Europea que en fomentar una movilización masiva en el propio territorio. La ANC, en concordancia con Convergència y Esquerra, ha logrado restringir las movilizaciones solo a la Díada. El Referéndum de autodeterminación ha quedado para las calendas griegas y todo se resuelve exclusivamente en las instituciones. Para ello ha recibido la ayuda imprescindible de la CUP.

De las calles a las instituciones, la Hoja de Junts pel Sí

El masivo proceso de movilizaciones, iniciado en 2012, que sorprendió a propios y extraños, ha sido desviado de las calles a las instituciones autonómicas. El Parlament catalán se ha encargado de ir haciendo pronunciamientos y declaraciones mientras marca el paso en el mismo lugar.

Es que tanto Convergència (ahora Partit Demòcrata Català) y Esquerra nunca han querido ejercitar el derecho de autodeterminación. Durante más de 23 años en el poder, el partido de Pujol, ha administrado los intereses de las grandes empresas catalanas. Y, cuando Esquerra llegó al poder con el Tripartit, más de lo mismo.

Ahora estas fuerzas comparten la bancada como Junts pel Sí. Y, siguen administrando los intereses de la burguesía catalana. Han logrado, negociando con el Gobierno español en funciones, una ampliación de los créditos y pagos de la deuda catalana. Sin embargo, de la independencia y el Referéndum nada, “res de res”, como dicen los catalanes.

El Gobierno de Rajoy y el Tribunal Constitucional ponen el grito en el cielo, tan solo leer las declaraciones del Parlament. Ahora mismo, el exPresident Artur Mas y la Presidenta del Parlament Carme Forcadell entre otros, están inmersos en procesos judiciales. Es tan limitada, y está tan blindada la “democracia” española que no puede consentir siquiera declaraciones diferentes. Tan solo pensar en la Ley Mordaza o la Ley de Partidos, como muestras.

Romper con la burguesía, la hoja de los trabajadores

Desde la irrupción del movimiento democrático por el derecho a decidir, Convergència se puso a la cabeza con la intención de sacarlo de la calle y reconducirlo a una vía muerta de negociación con las instituciones del Régimen del ‘78. Una negociación que es una completa utopía como se puede ver en las reacciones tanto del PP como del PSOE (por no hablar del Rey o el Ejército).

La izquierda independista y anticapitalista deben levantar una alternativa diferente a la de Junts pel Sí. Una alternativa que oriente a las masas populares y laboriosas y a la juventud a las calles, a superar el freno de las instituciones. A luchar a nivel de toda Catalunya y el Estado español por el derecho de autodeterminación. Una lucha y un derecho que podrán triunfar, no sobre la base de la negociación con el reaccionario Régimen del 78, sino imponiéndose al mismo.

Para ello, la CUP debe romper con la burguesía catalana e impulsar movilizaciones para imponer en las calles un proceso constituyente que permita discutir qué relación habrá entre Catalunya y el resto del Estado. Y así, comenzar a resolver todos los problemas sociales que aquejan a trabajadores, las mujeres, la juventud y el pueblo empobrecido por los recortes capitalistas. En este camino, sin duda, encontraremos como aliados a los trabajadores y los pueblos del resto del Estado.

Guillermo Ferrari

About Guillermo Ferrari

Guillermo Ferrari | @LLegui1968 :: Barcelona