¿Acuerdo por la independencia de Cataluña? Mucho ruido y pocas nueces

Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y Esquerra Republicana (ERC) han acordado una hoja de ruta para continuar con el proceso soberanista. Junto con ellos, también firmaron la Assemblea Nacional Catalana (ANC), la Associació de Municipis per la Independència (AMI) y Òmnium Cultural. ¿De qué se trata este acuerdo?

El acuerdo consiste centralmente en algunos pasos mínimos de cara a las próximas elecciones del 27S. En primer lugar, que si las fuerzas que propugnan la independencia de Catalunya las ganasen, realizarán una Constitución en un plazo de 10 meses. Con esto pretenden darle un carácter “plebiscitario” a las elecciones autonómicas de septiembre. Además, se comprometen a constituir las estructuras propias de un Estado (hacienda, seguridad social, interior, etc). Y, de nuevo, otras elecciones en las cuales se votará dicho proyecto de Constitución, aunque no se dice si habrá un referéndum por la autodeterminación. Estas elecciones serían en aproximadamente unos 18 meses.

Lamentablemente, las CUPs, continuando con el seguidismo al Gobierno catalán de Artur Mas, contemplan sumarse a dicho pacto. En boca de Quim Arrufat, plantean que el documento “es perfectamente trabajable”.

¿El Dorado catalán?

La Autodeterminación de Catalunya, en manos del President Artur Mas, se parece mucho más a la búsqueda de El Dorado. Esa mítica ciudad llena de oro y riquezas, que buscaban los colonizadores españoles, y a la que nunca pudieron llegar, porque no existía. La “la hoja de ruta” acordada por CDC y ERC parece esa mítica independencia a la que no se sabe bien cuando llegaremos.

Con el acuerdo de diciembre de 2013 se habían comprometido a convocar un referéndum de autodeterminación. El año pasado no se pudo por el boicot del Constitucional, ahora el 27S sería el comienzo, pero en 18 meses más se votará la Constitución. Sin embargo, en este acuerdo, aún no se pone fecha al Referéndum…

Centralismo españolista

Rajoy, como no podía ser de otra forma, sigue anclado en su discurso constitucional y se niega a cualquier tipo de negociación. Al menos por ahora no ha dado un solo paso. El PP muestra su más rancio centralismo españolista. El Partit Socialista de Catalunya (PSC) en el mismo sentido señala que es imposible una declaración unilateral de independencia. Es lícito preguntarse, ¿de qué otra manera es posible? El “socialismo” catalán coincide con la derecha en la negación de un derecho democrático tan básico como es el de la autodeterminación.

Ningún dirigente de Podemos se ha pronunciado aún, pero seguramente no lo harán ya que estamos en proceso electoral. Si la patata quema, ellos no dan el primer mordiscón. Igualmente, hasta ahora el partido de Iglesias, se ha guardado de mantenerse al margen y quedarse del lado del centralismo, al menos por omisión.

Las CUPs tienen que romper con Mas y Junqueras

Desde el 9N, CDC y ERC están tratando de marear la perdiz y solo pueden ofrecer declaraciones vacías. Hasta ahora Artur Mas se ha obcecado en que el “Proceso soberanista” se ha de realizar de acuerdo a la legalidad de la Constitución del 78. Pero ésta no reconoce el derecho de autodeterminación de las naciones. Lo cual demuestra la desnudez y vacuidad del discurso de Mas y que sus verdaderas intenciones residen en negociar más dinero con un nuevo posible Gobierno español surgido de las presidenciales de éste año.

Durante estos dos años, las CUPs han seguido detrás de la “zanahoria” de Mas (abrazo incluido). Le han extendido la mano y un cheque en blanco. El President aprovechó, con el apoyo de ERC, para votar los peores recortes sociales de los últimos treinta años. ¿Es necesaria más evidencia?

Si la CUPs quiere luchar por el derecho de autodeterminación se hace vital la ruptura con la burguesía catalana y sus seguidores. No es de la mano de las grandes multinacionales catalanas que conquistaremos ese derecho democrático. La alianza debe ser con los trabajadores y el pueblo catalán que sufren los recortes y no con la burguesía que los realiza.

Por un Proceso Constituyente Revolucionario

Como en los años 70 y en los 30 del siglo pasado es importante la unión de todos los trabajadores y pueblos del Estado español para acabar con el Régimen del 78 y abrir un proceso constituyente revolucionario que resuelva todos los problemas democráticos que la monarquía y el capitalismo español no han querido mirar. Entre ellos el encaje territorial de las diferentes naciones, la separación de la iglesia el estado y un largo etcétera. Y así continuar con la resolución de los graves problemas sociales que padecemos las clases subordinadas.

Guillermo Ferrari

About Guillermo Ferrari

Guillermo Ferrari | @LLegui1968 :: Barcelona