“No Hi Ha Temps A Perdre” se presenta en Barcelona

El pasado viernes 11 de marzo se presentó en Barcelona la iniciativa “No Hi Ha Temps A Perdre”, un paso más en la preparación del encuentro estatal que tendrá lugar en Madrid el próximo 2 de abril.

arton34266

Foto: Izquierda Diario

El acto se celebró en el Casal del barrio de la Prosperitat, en el corazón de Nou Barris, uno de los distritos populares más combativos y golpeados por la crisis. Decenas de activistas participaron en este primer punto de debate y reflexión acerca de como avanzar en poner en pie una alternativa anticapitalista y de clase.

Santiago Lupe, director de Izquierda Diario y dirigente de Clase contra Clase, hizo una breve presentación de la mesa y de la iniciativa. Explicó que ésta está dando sus primeros pasos, desde que en el mes de noviembre se realizara su primer encuentro en Málaga. Diversas organizaciones de la izquierda anticapitalista, junto a sectores que han salido de Podemos contrarios a su giro a la derecha y otros activistas sociales, vienen impulsando esta iniciativa que pretende ser una alternativa al nuevo y viejo reformismo de Podemos e IU y enfrentar los intentos de que se imponga una segunda Transición.

Una iniciativa para pelear contra la burocracia sindical y la gestión del “cambio” en contra de los trabajadores

El siguiente en tomar la palabra fue Joe Molina, ex-huelguista de Panrico. Explicó como uno de los objetivos de NHTQP es trabajar por reactivar la movilización social y especialmente la de la clase trabajadora. Hizo un repaso del rol que viene jugando la burocracia sindical históricamente y en particular desde que comenzó la actual crisis capitalista. Cómo ha intentado bloquear la respuesta obrera a la misma, actuando como el principal sostén del Régimen del 78 al evitar que se profundizara su crisis “por abajo”. Los Toxo y Méndez han jugado un rol clave para imponer la desmovilización, y lo han hecho traicionando abiertamente huelgas como la de Panrico y Movistar, dejando aisladas otras muchas luchas, como la de CocaCola y desapareciendo de escena desde 2012.

Pero en esta desmovilización han jugado también un rol importante los nuevos proyectos políticos reformistas, como Podemos o las candidaturas municipales del “cambio”. Por un lado vendieron la idea de que la lucha ya no daba para más, cuando apenas se había podido desarrollar, y que todo pasaba por el cambio electoral e institucional. Por el otro cuando han llegado al gobierno, como en ciudades importantes como la misma Barcelona, se han situado al otro lado de la barricada, desoyendo o enfrentando las reivindicaciones de los trabajadores y sectores populares. Recordó el incumplimiento de Colau del compromiso de las escaleras de Movistar, la oposición a la huelga de metro o la persecución policial de los “manteros”.

Cerró con una incisiva reflexión. “A nadie le puede extrañar esto. Una parte del nuevo reformismo es parte orgánica de la burocracia sindical. Me refiero a IU e ICV. En Panrico los que nos traicionaron, los dirigentes de nuestro Comité, la Federación de aquí y la estatal, eran también del PSUC e IU. La otra parte, como Podemos, al principio no hablaban casi de la cuestión obrera. Ahora que se acercan a entrar a gobernar lo toman más en cuenta, pero lo hacen acercándose a la burocracia que dirige CCOO y UGT. Y es normal. Si tu plan es el del “cambio” tranquilo e institucional, pactando con el PSOE, la movilización molesta. Y como es un partido nuevo con poco arraigo en los centros de trabajo, recurre a los servicios de quienes la han controlado hasta ahora”.

Este tema fue uno de los más destacados en todo el debate posterior. Intervinieron varios trabajadores de empresas como Telefónica, Servicios Sociales, Movistar, enseñanza, McDonalds… contando sus experiencias con la burocracia sindical y concluyendo la necesidad de recuperar los sindicatos de manos de esta “casta sindical” al servicio del Régimen y la patronal.

Una iniciativa para pelear por los derechos de las mujeres, la juventud y los inmigrantes

Después tomó la palabra Verónica Landa, del colectivo de mujeres Pan y Rosas. Hizo un exhaustivo repaso de las principales demandas de las mujeres, los jóvenes y los inmigrantes, y como éstas quedaban muy devaluadas o eran inexistentes en los programas políticos de Podemos e IU.

Sobre las reivindicaciones de las mujeres planteó dos ideas muy importantes. La primera la lógica de que los derechos se pueden conseguir evolutivamente y sin la necesidad de la organización y movilización de las mujeres. Una idea que se choca de lleno con la historia del propio movimiento feminista y la consecución de avances como el derecho al aborto -recientemente recortado por el PP para las menores de 18 años-. La segunda se centró en desnudar algunas de las medidas propuestas por el nuevo reformismo acerca de la violencia de género o la conciliación de la vida laboral y familiar, y cómo éstas al no estar enfocadas desde una perspectiva de lucha contra el capitalismo se quedaban como claramente insuficientes para la mayoría de las mujeres.

El caso de las mujeres desempleadas o con trabajos muy precarios, o de las inmigrantes en situación irregular, es ilustrativo de esta situación. Sin defender medidas como el reparto del trabajo sin reducción salarial, el fin de toda la legislación que ampara la precariedad -que se ceba especialmente en las mujeres- o acabar con las leyes de extranjería, muchas mujeres están muy lejos de algo tan básico como escapar del infierno de la violencia de género.

En cuento a la juventud explicó como uno de los grandes problemas, la precariedad laboral y el desempleo de masas, no es nuevo, ni data del inicio de la crisis. Explicó como la estructura del mercado laboral español se fue construyendo desde los años 80 por las reformas laborales del PSOE y el PP, muchas con el apoyo de las direcciones sindicales. Es esta batería de leyes las que hay que plantearse derogar, y no solamente las de 2010 y 2012 como proponen Podemos e IU, que nos seguirían dejando a la mayoría de los jóvenes en situaciones de ultraexpltación. Otro gran aspecto que denunció fue el tema de la educación, destacando como en los programas del nuevo reformismo se plantea la derogación de algunas contra-reformas recientes, como la LOMCE, pero se deja de lado una demanda tan fundamental como la gratuidad de todos los estudios -en un momento en que miles de jóvenes no pueden acceder a los superiores por su precio- , el fin del modelo de concertación con la Iglesia o el modelo de universidad al servicio de las empresas.

Por último tomó la cuestión de la inmigración y cómo el nuevo reformismo ha dejado en el olvido demandas tan esenciales como el fin de todas las leyes de extranjería, el cierre inmediato de todos los CIEs o la apertura de las fronteras tanto para los refugiados como para los inmigrantes económicos. Sobre este punto consideró que el respeto a los acuerdos y políticas del Estado español con la UE es un límite infranqueable para poder combatir sus políticas racistas, sus leyes liberticidas en nombre de la guerra contra el terrorismo y las intervenciones militares imperialistas.

Una iniciativa que plantee una hoja de ruta para pelear por el derecho a decidir desde la independencia de clase

Marta Clar, estudiante de la agrupación No Pasarán, explicó un punto del documento de la iniciativa de especial importancia en Catalunya, la hoja de ruta por la que peleamos para conquistar el derecho de autodeterminación.

Hizo un recorrido de las distintas etapas que ha vivido el movimiento democrático catalán desde su surgimiento en la Diada de 2012, y como su principal obstáculo ha sido y es el carácter de clase de su actual dirección. CiU antes y CDC ahora, vienen estando a la cabeza del llamado “proceso” con la clara intención de conducirlo a un proceso de negociación con el Estado que sólo puede concluir con un desvío y gran decepción. La estrategia de la izquierda independentista de la “mano extendida” ha sido un balón de oxígeno para esta hegemonía convergente y está comprometiendo su “puño cerrado” en lo social, como demuestra el pacto de estabilidad parlamentaria y las votaciones en el Parlament como la prórroga de los presupuestos.

En contra de esta alianza con los representantes políticos de la burguesía catalana, Clar explicó que la clave estaba en formar una alianza con el resto de trabajadores y sectores populares del Estado para desarrollar una movilización capaz de derrotar el Régimen del 78 y conquistar el derecho de autodeterminación para las nacionalidades. CDC no está dispuesta de ninguna manera a poner en marcha esta gran movilización ya que es consciente de que si se ponen en marcha esas fuerzas sociales serán no sólo para obtener el derecho a decidir sino para poner en cuestión todo, incluidos los privilegios del puñado de capitalistas a los que representa.

Una iniciativa para levantar una estrategia a la segunda Transición

Por último, Santiago Lupe hizo un repaso desde la coyuntura hasta los diferentes proyectos más estratégicos que se están poniendo en la mesa para lograr una regeneración del Régimen del 78.

Partió de decir que el pacto entre el PSOE y Cs es un intento de restauración conservadora, como dice el mismo Errejón. Pero que no lo que no responden los dirigentes de Podemos es cómo es posible que esta salida pueda pasar, o incluso otra aún más reaccionaria como una posible gran coalición ahora o después de junio. La clave está en que la crisis “por arriba” cuenta con la ventaja de que “por abajo”, todo está bastante tranquilo, en referencia a la desmovilización social, y en esto el nuevo reformismo tiene una responsabilidad directa como había explicado Joe Molina.

Por otro lado la alternativa a esta restauración conservadora era otra restauración en clave “progresista”. Explicó como el proyecto de nuevo “compromiso histórico” del que habla Podemos e IU viene de la tradición eurocomunista, y fue la misma hoja de ruta seguida por Carrillo para dejar paso a la Transición y al Régimen del 78. Entonces, como ahora, este compromiso parte de la premisa de dejar encajonadas las grandes demandas democráticas y suavizar las sociales a fin de que no cuestionen los privilegios de los grandes capitalistas. Esto es lo que se ha visto con el giro al centro político de Podemos, y en especial ahora en las negociaciones con el PSOE.

Contra estas dos versiones de restauración, Lupe planteó que era urgente levantar un frente político anticapitalista y de clase, que se proponga pelear por las grandes demandas democráticas y sociales y dialogue directamente por quienes aún tienen ilusión en el nuevo reformismo. Él explicó que no tenía ninguna ilusión en la democracia formal y que peleaba por un gobierno de los trabajadores, como también plantea el documento de NHTQP, pero que a todos aquellos que aún creen que el cambio puede venir por las urnas había que decirles que en ese caso habría que pelear no porque su voto quede encorsetado en el actual régimen político, su ley electoral e instituciones herederas de la Dictadura, sino por imponer desde la movilización verdaderos procesos constituyentes libres y soberanos en los que se pueda discutir y cambiarlo todo.

El debate entre los asistentes se alargó hasta bien terminada la tarde. Muchos de ellos plantearon discusiones y agregados muy interesantes sobre diversos temas como las pensiones, educación, la lucha anti-imperialistas o la pelea por recuperar los sindicatos, que se propusieron convertir en enmiendas y aportes al documento. El acto concluyó con un compromiso de los asistentes a realizar una jornada de debate del documento y las enmiendas antes del encuentro estatal y empezar a trabajar por poner en pie un frente militante como el que se propone.

La Izquierda Diario

About La Izquierda Diario

La Izquierda Diario | @izquierdadiario :: Sitio Web